Archivo mensual: marzo 2009

Ellos NO escribían para niños…

…pero una vez lo hicieron.

literatura para niños

Fueron grandes escritores de otros géneros y sin embargo, no pudieron resistir la tentación de probarse en la literatura infantil, de dedicar su talento a los pequeños, quién sabe por qué motivaciones.

En Mi Librería hay un libro pequeño que pudiera pasar inadvertido si no estuviera entre mis preferidos. Su autor es el norteamericano Ray Bradbury.  Ese mismo, el de  Crónicas marcianasFahrenheit 451El Hombre ilustrado. Este consagrado escritor  cimentó el auge y prestigio de la ciencia ficción a escala mundial. Pero un día Bradbury se bajó de su nave fantástica y escribió este dulce cuento para niños: La niña que iluminó la noche (versión). Un relato para vencer el miedo a la oscuridad, con un excelente juego de palabras e ideas. Recomendación muy especial .

La Niña que iluminó la noche, Ray BradburyLA NIÑA QUE ILUMINO LA NOCHE (fragmento)
Había una vez un muchacho a quien no le gustaba la noche. Le gustaban linternas y lámparas, y antorchas y alumbrados y faros y faroles y velas y velones y relumbrones y relámpagos. Pero no le gustaba la noche.
Se le veía en salones y sótanos y despensas y desvanes y alcobas y alacenas y escurriéndose por los corredores.
Pero nunca se le veía afuera… en la noche.

 
Algo parecido le ocurrió a Manuel Cofiño, un autor cubano que debió haber vivido más. Sus novelas no hay que exhibirlas en Mi Librería: se piden solas. Es que la gente sabe de lo bueno y La Última mujer y el próximo combate y Cuando la sangre se parece al fuego,  son novelas contemporáneas que no se pueden dejar de leer para conocer los años 80.  Solo por una vez dedicó su inspiración a los niños y nació este cuento largo: Las Viejitas de las sombrillas (versión) maravilloso encuentro con siete viejitas, todas con historias diferentes: Alejandra de los recuerdos, Beatriz de los sueños, Claribel de las flores, Damiana de los remedios, Eduviges de los bordados, Fortunata de los niños, Gabriela de los pájaros.  Hace años que no se ha vuelto a editar, lástima. Yo conservo el mío con celo porque además de servirme para trabajar con los niños, lo disfruté mucho.

Las Viejitas de las sombrillas, Manuel CofiñoLAS VIEJITAS DE LAS SOMBRILLAS (fragmento)
Dicen que una familia entera desapareció. Bueno, una familia no, porque eran nada más que siete viejitas que eran hermanas. Vivían en el bosque, en una casita pintada de blanco, con una bandera bordada con los colores del arco iris flotando en el tejado y rodeada de pinos,  cedros y majaguas. Casi nunca salían y cuando lo hacían  siempre llevaban quitasoles. Dicen que uno era amarillo, el otro rojo, el otro blanco, el otro violeta, el otro rosado, el otro verde y el otro naranja.

León Tolstoi, ese ruso grande entre los grandes, novelista indiscutible que dejó obras tan contundentes como La Guerra y la paz  y  Anna Karenina. Con eso bastaba para perdurar en la memoria literaria de la humanidad. Pero no fue así. A Tolstoi le debemos un libro más: Cuentos para niños.(versión).
De este hermoso libro recuerdo con especial cariño Dos camaradas, La niña de las setas, El gatico y este que les presento:

Cuentos para niños, León TolstoiEL HUESO  DE LA CIRUELA  (fragmento)

Una madre había comprado ciruelas, y quería dárselas a sus hijos tras el almuerzo.  Estaban sobre un plato.
Vania nunca había comido ciruelas,  y no paraba de olisquearlas. Y le gustaban mucho. Tenía muchas ganas de comérselas. No hacía más que rondar por allí. Al quedarse solo en la górnitsa, no se contuvo: echó mano a una ciruela y se la comió.
Antes del almuerzo la madre contó las ciruelas y vio que faltaba una. Se lo dijo al padre.

 ¿Por qué esos escritores, con una obra reconocida en géneros bien consolidados como lo son la ciencia ficción, la novela costumbrista o la histórica, decidieron arriesgarse e incursionar en la literatura infantil?  Quién sabe… Seguramente hay muchos  autores que llevan ese niño en su recuerdo y alguna vez deslizaron sus manos en una pluma, un bolígrafo o un teclado para derrochar su genialidad en un cuento para niños. ¡Y es una suerte que haya sido así!… pero no quiero hacer la lista más larga. Se la dejo a ustedes.

Frase de José Martí, escritor y poeta cubano

16 comentarios

Archivado bajo LIBROS PREFERIDOS, LITERATURA INFANTIL

Humor de los cincuenta

  El ser humano solamente tiene un arma
realmente efectiva: la risa.
Mark Twain.

slogan de la revista humorística

 

 

Resulta simpático encontrarse con publicaciones seriadas antiguas con temas humorísticos. Se pone uno a confrontar si antes eran más o menos chistosos, si encontraban humor en las mismas situaciones que nos motivan hoy.

revista humorísticaMi Librería ha comprado en un lote unas revistas que nunca había visto, de hecho, son más viejas que yo y además, no son cubanas. Se llaman: Humorismo mundial, Chistes de todo el mundo (ambas españolas) y Ja-ja (mexicana), son algunos ejemplares de los años 50.

Les eché un vistazo y me detuve en los chistes relacionados con libros. Una manera saludable de desconectar del quehacer diario sin serle totalmente infiel.  A pesar de resultar un poco ingenuos, mantienen la frescura y la chispa que nos hace sonreir.  Solo por eso vale la pena recordarlos. Por eso, y por el mensaje optimista que imprimían en la primera página: 

revista humirística mexicana

¡GUERRA A LA TRISTEZA!

¡FUERA LA HIPOCONDRÍA!

¡MUERAN LAS PESADUMBRES!

¡ABAJO LA AFLICCIÓN!

¡VIVA LA ALEGRÍA!

 

UNO POETICO:

El aspirante a poeta: ¿Ha recibido usted alguna noticia del efecto que ha producido en el público mi tomo de poesías?

El editor: Sí, un señor que tiene el mismo nombre que usted ha venido a decirme que haga constar que él no es el autor.

 UNO DE LITERATOS

- ¿Cuántos ejemplares de mi obra me aconseja usted que tire?

-¡Hombre, con que tire el original ya es bastante!

 ANECDOTA

Una americana entra en una biblioteca pública de Inglaterra y pide una novela inglesa que sea verdaderamente grande.

-¿Qué tal le iría esta?- pregunta el empleado-. Es Los Últimos días de Pompeya.

- ¡Oh! – exclamó la norteamericana-. Y dígame: ¿de qué murió Pompeya?

- ¡Ah, señora! ¡Ocurrió eso hace tanto tiempo!… pero creo que fue de una erupción.

chistes de la década del 50

 

9 comentarios

Archivado bajo HUMOR DE LIBRERIAS

Cada libro tiene su lector.

 Clásico es aquel libro
que todo el mundo respeta y nadie lee.
Ernest Hemingway.

¿Qué hacer con los libros malos?

He visto muchos sitios en la web dedicados a listas de los mejores libros, recomendaciones de joyas literarias y hasta lo que uno no debería dejar de leer antes de morir. Todo eso está muy bien, claro. Aplausos prolongados. Muy pocos encontré que listen los libros malos, aunque los hay.  Y me sorprendí al ver incluídas en ellas obras que considero buenísimas e incluso clásicos bien anclados en la literatura universal.

¿Quién nos alerta de lo que no debemos molestarnos en leer? ¿Quién nos despeja el camino de piedras?

En Cuba, cuando a un filme o a un libro lo consideramos malos, se les llama clavos. Se imaginan a un librero que se les acerque cuando tienen un libro semielegido y les susurre: humm…eso es tremendo clavo, yo tú no lo llevaría. No suena muy profesional, aunque te salve de malgastar el dinero.

Todo un reto para mí

Todo un reto para mí

Las circunstancias en que acompañan la lectura influyen en la aceptación del libro, eso lo sabemos todos. Recuerdo en el último año de mi carrera, con un  horario nocturno de clases y comenzando mi embarazo, tuve que leer Al Filo del agua, de Agustín Yáñez, una novela sobre la  revolución mexicana.  Aún hoy, 25 años después no la he podido retomar, aunque no dudo que sea una gran novela.

La lectura es un proceso tan íntimo y personal, tan subjetivo, porque depende de muchos factores: experiencias vividas, nivel intelectual, estados anímicos, gustos personales, madurez, carácter, en fin, que lo que es clavo para unos, puede no serlo para otros, incluso uno mismo puede cambiar de inclinaciones con el paso del tiempo.

Entonces, ¿cómo queda  Mi Librería? ¿alertamos o no al cliente?.  Es difícil decidir, porque hay que vender.  Evitar la adquisición de libros malos sería lo ideal, pero uno no lee todo, alguno se va y luego regresa aquel que lo llevó, con cara de pocos amigos: el libro del otro día…uf, ¡qué clase de clavo  me vendiste!…  ¿le devuelvo el dinero?  Un buen librero terminará conociendo las preferencias  de sus lectores y podrá hacer recomendaciones acertadas, pero siempre prima su gusto personal.

En fin, si todos estamos de acuerdo en que la lectura es una aventura, también coincidiremos en que conlleva riesgos. La habilidad del lector al escoger su objetivo se va agudizando con los años: mejores lectores, más exigentes, más selectivos. Léase unos cuantos libros malos y podrá decir cuando termine otro de calidad:  ¡ese sí estaba bueno de verdad!  Por tanto, el camino tenemos que despejarlo por nuestra propia cuenta, no creo que haya otra alternativa. Leer es arriesgarse.

Aproveché la visita de lectores asiduos a Mi Librería y les pregunté, ¿qué libros no recomendarías? ¿Has leído algo que consideres realmente malo? Y ahí tienen algunas de las sorprendentes respuestas:

Paradiso: ¿sí o no?

Paradiso: ¿sí o no?

 . Haydée dijo: Epepeh, una novela que no recuerdo el autor (Ferenc Karinthy, húngaro)  es insoportable. (y hay quien lo usa  incluso como nombre para su blog)

. José Luis dijo: Paradiso, del cubano José Lezama Lima,  quien te diga que está buena te está mintiendo. (él es graduado de filología y Paradiso fue seleccionada entre las mejores novelas del siglo a nivel mundial)

. Josefina dijo: Empecé leyendo las novelitas de Corín Tellado, pero al cabo del tiempo me di cuenta que no servían para nada, son todas iguales, solo cambian la ropa de los protagonistas. (estas novelitas tienen miles de lectores en el mundo)

. Luis no pudo con Brida, de Paolo Coelho, a decir verdad, no he podido con ninguna de ese autor, para mí como si no existiera. (Sin embargo,  este autor tiene un montón de seguidores por el mundo… yo no, que conste)

novelita ¿rosa?
novelita ¿rosa?

. Benjamín dijo:  No le haría perder el tiempo a nadie con El Código Da Vinci, de Dan Brawn. (recordarán ustedes el boom publicitario que tuvo esta novela, sin embargo, también fue muy criticada)

. Eddie : No pude terminar de leer Microsiervos, (de  Douglas Coupland, canadiense) tal vez sea buena, pero a mí no me gustó. (imagino que les guste a los fan de la informática, ¿no?)

. Ella (una adolescente) dijo: Será muy buena y muy clásica, pero leer Papá Goriot, de Honoret de Balzac, me aburrió tremendamente. (un clásico más en la lista)

¿Agregarían algo más? Seguro que sí.

 Por eso digo que todo libro tiene su lector. 
Siempre van a servir para algo, incluso aquellos que una vez odiamos.Y para que nadie dude de su utilidad, un poco en broma, miren estas propuestas:

Opciones para tus libros malos

 

16 comentarios

Archivado bajo COMENTARIOS

El Cancionero de Silvio Rodríguez: una cita con su poesía.

“… la música es lo que me ha servido de astrolabio,
además de la inconformidad.”
Silvio Rodríguez

Portada y contraportada del libro

Portada y contraportada del libro

Era el sueño de muchos: tener en un libro las canciones del trovador cubano que más corazones ha  tocado con el verso.  Casi cuatrocientos temas  engrosan el volumen  que la  editorial Letras Cubanas nos regaló en  la  pasada  Feria Internacional  del Libro  de  La Habana,  y del que solo lamento el color que falta en las entrañables portadas de los discos que decoraron mi cuarto de adolescente y que ahora andan apretujados y ocultos en mi PC.

Las viñetas e ilustraciones son del propio Silvio, fiel al dibujo desde siempre.
El libro es un paseo por su discografía (19 discos) con la compañía de fotos del poeta junto a otros grandes:  Nicolás GuillénGarcía Márquez,  BenedettiChico BuarqueChucho Valdés y muchos más. 

Siempre Silvio fue polémico y supo sobrellevar ese equilibrio estimulante entre fanáticos y detractores. Creo que disfrutó eso: le exigió crecer, sobrepasar la altura de la  varilla que él mismo  se había impuesto. “Yo pensaba que iba a ser astrónomo“- dijo.  Y lo fuiste. Y nos  llevaste a todos a tocar las estrellas.

Presentación del Cancionero en la Feria del Libro de La Habana

Presentación del Cancionero en la Feria del Libro de La Habana

Ahí está Silvio, a corazón abierto en este Cancionero que lo delata en su paso por la vida y que dedica en su prólogo a los primeros que lo aplaudimos sin reservas:

Silvio en la década del 80“… Y es que las canciones cuentan
las vidas de la gente, de los países
y de los eventos, interactúan con
la realidad acompañando amores,
sueños,  reclamos,  fantasías.
Por eso, a los sesenta y uno estoy convencido  de  que  la  música
y la poesía quizá no salven al mundo, pero sí lo mejoran…
Y, sin olvidar cuánto le debo a latinoamericanos e ibéricos,
deseo que esta edición
vaya con mi perpetua gratitud
al pueblo generoso de Cuba que,
al cantar estas letras
dio sentido a mi existencia.”

 

Cierra esta recomendación especial de Mi Librería con la antológica  Unicornio.  Se la saben… sí, yo también… pero es tan grato “saborearla”  de nuevo…

 El unicornio azul ayer se me perdió...

 

15 comentarios

Archivado bajo LIBROS PREFERIDOS, LITERATURA CUBANA

Se buscan gazapos

Más veces descubrimos nuestra sabiduría
con nuestros disparates que con nuestra ilustración.
Oscar Wilde

 

Antología del disparate. Pescatore di PerlePocas veces he reído tanto como cuando cae en mis manos un libro de gazapos. Recuerdo que intenté “llevarme” de cierta biblioteca circulante un ejemplar de cuyo nombre quiero acordarme pero no hay manera, del escritor Torcuato Luca de Tena. Lo saqué en préstamo en dos ocasiones y fue una fiesta compartirlo en casa. Volví decidida la tercera vez -ya sé, ya sé que eso no se hace- pero alguien me había tomado la delantera.
¿Lo conocen? (Si la respuesta es SÍ, pincha en comentarios).
Luego adquirí en una librería de viejos la “Antología del disparate”, de Pescatore di Perle. Lo mismo. Risas van y vienen. No me deshago de él. Y si no me creen, traten de contenerse cuando lean esto:

He aquí un telegrama publicado en La Razón, del 11 de octubre de 1929:

FUE COLOCADA LA PRIMERA PIEDRA DEL MONOLITO CONCORDIA.

Las comisiones chilena y peruana demarcadoras de los nuevos límites entre Chile y Perú, establecieron la señal donde se levantará el monolito Concordia, cuya primera piedra colocaron.

No es un secreto para nadie que monolito quiere decir monumento de piedra de una sola pieza (de monos, único y litos, piedra). Así pues, si en Arica han colocado la primera piedra del monolito, !ya está!, !ya han colocado el monolito entero!. Supongo que esta noticia les sorprenderá y les llenará de satisfacción, pues no bien empezaron, ya han terminado con todo.

Enciclopedia del despiste nacional. Evaristo Acevedo.Entonces apareció el tercero: Enciclopedia del despiste nacional, un tomito de Evaristo Acevedo, publicado en 1957.

Creo entender, por algunas búsquedas en la web, que se publicó otro libro de este autor, como continuación del que hoy presento, no sé si son gazapos nuevos, ojalá que sí… y ojalá que un alma caritativa venga de visita a La Habana con un ejemplar bajo el brazo.

Recuerdo aquel día en que lo conocí…
abrí sus páginas y leí directamente en la página 242:

En una romática sección de un periódico de Pamplona se lee:

A los acordes del órgano, entró la novia ricamente ataviada de blanco y velo ilusión, acompañada del brazo de su padre don Pedro Zaratiegui, padrino de la boda.

!Conmovedor rasgo! Don Pedro, quizá retenido en cama por culpa de la gripe, no pudo asistir completo a tan solemne acto y envió el brazo a su hija en señal de adhesión.

Suficiente para llevarlo a casa. Y es que uno, además de reirse, aprende en ellos. Que sí, porque los antologogazaperos hacen una explicación, a veces más simpáticas que el gazatrapado, pues son personas de amplia cultura y agilidad mental, capaces de detectar perlas incluso en la etérea vida de la radio.

Me sorprendí mucho cuando supe cuántos gazapos hay en los libros actuales, muchos de los cuales están entre mis preferidos.  Pero así en frío, reconozco que no me llaman tanto la atención como cuando vienen acompañados por el agudo comentario de un experto.

Sé que hay más, pero no los tengo. Me prestaron el de aquel argentino que coleccionó los disparates célebres de sus alumnos. Y los que hemos sido profesores bien sabemos las cosas que aparecen en los exámenes.  Apelando a mi memoria  recuerdo algo así, redactado por algún estudiante:

Las mujeres aborígenes se ocupaban de la siembra, recolección y todo lo concerniente a la agricultura. Atendían las labores de aseo y cuidado de los niños y preparaban el casabe y elaboraban los alimentos de la tribu. Construían  ellas mismas los instrumentos de barro y todo tipo de utensilios. Pescaban, cazaban y transportaban  sus presas . Los hombres hacían todo lo demás.

A eso es a lo que yo le llamo “igualdad”  entre el hombre y la mujer

 Volveré sobre el tema porque me gusta reir y aprender, cosas que van bien ligadas al gazapo.
Mientras espero sentada por otro libro semejante, me consuelo con la página de Pifias y gazapos que ya bastante lágrima me ha sacado y no precisamente de llanto.

Y queda oficialmente inaugurada la GAZAPOTECA, en la columna derecha de mi blog. Lo cambiaré todas las semanas… y si alguien quiere hacer su aporte,

!bienvenido sea!

No puedo asegurar que sean ciertos estos gazapos, pero están en la web y me parecieron simpáticos.

No puedo asegurar que sean ciertos estos gazapos, pero están en la web... ¿qué ustedes creen?

17 comentarios

Archivado bajo COMENTARIOS, HUMOR DE LIBRERIAS, LIBROS PREFERIDOS

Lo mejor de lo mejor… en la web.

Tengo la necesidad imperiosa de compatir tantos post  buenos,  leídos por ahí, en sitios y blogs , que decidí abrir esta categoría, aunque  tengan que ver o no  con libros-librerías-literatura-lectura y otros tags afines.    Recomendaciones especiales de  Mi Librería.

 

Libros perdidos

Lost, serie televisivaEste sitio sorprenderá a todos  aquellos  que 
disfrutaron  la serie Lost  (Perdidos) y no se 
dieron cuenta,  como yo,  de  la cantidad de 
referencias que hace a los  libros.
Me impresiona  el  detalle  cuidadoso con que
se presenta cada título.  Una  buena  bibliografía 
para escoger lecturas de primera línea.

 

Ni libre ni ocupado

Para un taxista singularEste blog es sencillamente adictivo. El taxista en
su quehacer diario tiene ojos de lince y cabeza de
hombre  sagaz  e  inteligente.  No  dejes  de  leer 
El  hijo  bastardo  de  Google 
Cuando  Dios
inventó el tanga
.
La licencia de conducción está bien ganada,
este chofer sabe guiar su blog con estilo, aún con
el pavimento mojado.

 

 Fotos que cambiaron el mundo.

Primera fotografía que apareció en internetUsted seguramente habrá visto la mayoría,
pero siempre queda  alguna  para provocar
el  asombro y la ira. ¿Cuándo, cómo, dónde
ocurrió? Pinchando cada foto te llevará a los
 detalles y será  bueno incluso leer  algunos
comentarios.
¿Crees que falta alguna?

 

Meomi

Mundo de octonautasEspecial  para  los amantes del  mundo  infantil. 
Esta página cautiva por su diseño original, ellos
 han  llegado lejos en  el campo de la  ilustración
para niños y son excelentes profesionales como
podrán  descubrir cuando se asomen por aquí.
Les recomiendo bajar algunos tapices y alegrar
 sus pantallas.
Regalo de Mi Librería:  una  ventana  fantástica.

Dime si te gustó… porque volveré con nuevas.

9 comentarios

Archivado bajo LO MEJOR EN LA WEB

Pedro Juan Gutiérrez y los cuentos cortos de su melancolía.

“Un escritor lo único que puede hacer
es coser una gran pieza con trozos de realidad y trozos de ficción.
La gracia consiste en que no se vean las costuras.”
P. J. Gutiérrez

 

La mano de la hormigaSiempre he preferido el cuento corto por la audacia y la sorpresa de los finales. Tengo muchos en mi memoria y casi podría recitarlos. Uno de mis libros de cabecera  La Mano de la hormiga, tiene una recopilación brillante del género. Y cuando digo corto, incluyo el muy corto, cortísimo, minicuento, microcuento, cuentos breves o hiperbreves, microficción,  o como quieran llamarle los expertos. 

 Ha sido cultivado por los máximos exponentes de todas las literaturas del mundo, ahora mismo podría hacer una pequeña lista , donde colocaría otros no tan cortísimos, pero de no más de una cuartilla:  

Galeano La Noche, Borges Diálogo sobre un diálogo, Monterroso El Eclipse, Cortázar Las Líneas de la mano, Benedetti El Otro Yo, Quiroga El Almohadón de plumas, García Márquez El Drama del desencantado, Arreola El Guardagujas
(Podrías tú seguir la lista)

A propósito, buscando en la web, di con esta simpática anécdota que el autor tituló La culta dama y que reproduzco textualmente porque no me pude contener:

Le pregunté a la culta dama si conocía el cuento de Augusto Monterroso titulado “El Dinosaurio”.

-Ah, es una delicia – me respondió – ; ya estoy leyéndolo.

Digo yo que es profunda la dama, ¿no?

 

Pero toda esta introducción ha sido solo para llevarlos a un libro muy especial, que ha estado en Mi Librería pocas veces y que no dura un segundo en el estante:  Melancolía de los leones, de Pedro Juan Gutiérrez

                                                                                                                                              

Melancolía de los leonesMucho se ha hablado  de su persona, de sus novelas, de sus intereses, de sus circunstancias. Todo lo olvidé cuando leí estos cuentos, más bien cuando los vi ante mí, animados en 3D y con el volumen al máximo. Y no es que esto sea más que aquello, que no soy  quien para encasillar, sino que hacía unos días terminaba con El Rey de La Habana y no esperaba este giro en “la conversación”. Estos cuentos son “grandes”,  ingeniosos, frescos, dinámicos.  Muestra de que Pedro Juan no solo es el escritor del barrio cubano solariego y promiscuo,  que ya es mucho, porque para describir realidades con pinceladas de ficción o viceversa, que lo busquen a él.  Pero esta vez … juzguen ustedes mismos.

RAZONES PARA SER IRRACIONAL

Ya me ha sucedido con dos libros de mi biblioteca: al abrirlos al azar encuentro huevas en sus entrañas. El primero tenía dos y el otro tres. Son fetos de libros, muy pequeños aún, blancuzcos y blandos, sin título, sin contenido, sin texto, con las páginas húmedas y pegadas, como una pasta. No sé cuántos de mis libros estarán empollando de igual forma. No sé cómo se las arreglarán para aparearse, poner esos huevos, darles calor, hacer que nazcan las crías. No sé cómo los alimentarán. Qué tiempo les llevará. No sé nada. He preguntado pero nadie sabe. Además, no me atrevo a buscar la información en otros de mis libros porque podría encontrar más que también están empollando. No me queda espacio en la biblioteca y temo que los libritos jóvenes comiencen a invadir poco a poco el resto de la casa.

 

El escritor cubano Pedro Juan Gutiérrez

El escritor cubano Pedro Juan Gutiérrez

 

 LA HORA DEL TE

No encuentro una bandeja apropiada en la cocina: por eso traslado todo poco a poco: la tetera, las tazas, el azúcar, limones, galleticas, pastas, y lo coloco con cuidado sobre el cristal grueso y limpio de la mesa nueva, en la terraza. Una mesa que trajeron esta mañana de la tienda, con cuatro hermosas sillas. Es blanca, de hierro, colocada a la sombra de la tarde, en la brisa que a esa hora  sopla del mar.
Al fin tenemos un juego de terraza para tomar el té, para comer en las noches de calor, para escribir por las mañanas, a la sombra.
Llamo a mi esposa, que dormita la siesta y le digo: Vamos, el té ya está servido. Sale a la terraza, adormilada aún, y se asusta terriblemente cuando ve aquello: !Oh, si el cristal no lo han traído aún!
Y sin terminar la frase, todo cae al piso y se rompe con estrépito.

¿Tenía razón?

 

 

9 comentarios

Archivado bajo LIBROS PREFERIDOS, LITERATURA CUBANA