Archivo mensual: septiembre 2010

CRUCIGRAMA LITERARIO:¡Post # 100! (Actualizado)

 

Casi sin darme cuenta, Mi Librería llega hoy a la primera centena de entradas. Más de 70 000 visitantes han pasado por aquí, a conocer un pedacito de mi Habana y de la literatura que se hace en esta isla. Estoy feliz por haber llegado y más aún por todo lo que me queda por andar. Por eso les traje un regalo: un crucigrama literario hecho por mí, con mil defectos, ya verán, pero fue una empresa tan difícil que tuve que adicionarle todo mi cariño para compensar. Descarguen el pdf  y arriésguense a llenarlo, muchas respuestas están en este mismo blog… luego me cuentan.


DESCARGAR CRUCIGRAMA


 Ahora, gracias a la colaboración de Diana, pueden rellenarlo aquí mismo, y solo cliqueando sobre las casillas numeradas se pueden leer las preguntas… ¡Así de fácil!

 

26 comentarios

Archivado bajo LITERATURA CUBANA, LITERATURA UNIVERSAL

Dos invitaciones de Mi Librería

 

A la primera pueden ir tal como estén vestidos en este momento, quizás con un short y una camiseta si pasan los días en una isla tropical como la mía. Además, es bien cerca, no necesitarán transporte, ni dinero, ni guías, ni siquiera tendrán que cruzar a la acera de enfrente. Porque los estoy invitando a la nueva sección de Mi Librería, solo tienen que subir el mouse… anjá, ahí mismo a la derecha… donde dice PARA NIÑOS… ¡eso!… vayan abriéndola en otra ventana mientras les cuento que esa nueva página es para todos los que tengan niños en casa y para los que tengan alma de niño, porque es una selección, aún incompleta, de poesías infantiles cubanas, con las cuales he trabajado y me he divertido mucho. Lo hice teniendo en cuenta la poca difusión que tienen en otros países, y como mis lectores no se pueden quedar atrás, pues que nadie les haga el cuento: ahí tienen buena poesía infantil, impriman las que más les gusten y se las regalan a sus niños de mi parte.  Ahí quedarán para siempre en esa página traviesa que se ha colado en mi blog… para cuando la necesiten.

La segunda invitación ya es más formal. Aquí sí tendrán que cambiarse de ropas, smoking está bien,  tomar un ómnibus los del lado de allá o un avión los del lado de acá. Los invito al fogón de la Dra. Jomeini, porque el pasado domingo, tuvo la gentileza de darme un espacio de su blog para escribir sobre libros y cocina. Y hasta allá llevé a Leonardo Padura, el cubano cuyos libros todos persiguen porque tienen de todo un poco… ¡y más!. Como no quiero repetirme, no les cuento nada, aquí tienen el ticket de entrada… ¡que lo disfruten!

¿La pasaron bien?

18 comentarios

Archivado bajo COMENTARIOS, LIBROS PREFERIDOS, LITERATURA CUBANA, LITERATURA INFANTIL

El cine en las novelas… y no al revés.

Que la literatura ha sido del cine inspiración, génesis, punto de partida, no es decir nada nuevo.  Lo corrobora el hecho de que todas las grandes obras que la humanidad ha escrito se han llevado a la pantalla grande con más o menos acierto, desde El Quijote hasta Harry Potter, desde Lo que el viento se llevó,  hasta la cubana El Siglo de las luces. El cine siempre quiso ponerle rostro a la palabra para hacerla tangible.

Aún sin venir de una novela, el filme antes de ser tal, ya es literatura, y aunque algunos no reconozcan el guion como un género, no es menos cierto que se han publicado muchos y pueden leerse como una obra teatral y disfrutarse aún sin haber visto la película. Para mí, lo es.

 Sin embargo, quiero ver esa relación a la inversa: el cine como punto de referencia para ubicar y enriquecer una época, para dar determinado ambiente a la novela o para mostrar gustos de los personajes que después delinearán su personalidad.

El cine sobrevivió a guerras, presenció descubrimientos, compartió la historia junto a los libros. Como fenómeno social que llega a la mayoría, el cine aparece en la literatura, a veces de forma imperceptible, complementándola, enriqueciéndola. La literatura siempre quiso ponerle palabra a la imagen para hacerla imperecedera.

Hay mucho para escoger en Mi Librería, siempre me quedo con deseos de decir más. Pero una muestra breve nos traerá otras imágenes, nos pondrá a recordar textos y ese ejercicio de la memoria es bien gratificante.

Yo solo pongo el punto de partida… y aprovecho para ilustrar con lobby cards, que me encantan.

En el cine Imperio exhibían Ben-Hur. Las puertas de la sala aún no se abrían y ya se amontonaba un gentío enorme. La parte alta del frontis del cine se veía cubierta casi por completo de un gigantesco cartel de propaganda con una espectacular carrera de carros romanos pintada a todo color. La escena estaba copiada casi perfectamente del afiche oficial de la superproducción. Aquellos enormes carteles de afiches de películas coloreados con latex siempre lo habían maravillado. ¿Quién sería el Miguel Ángel que pintaba aquellas obras de arte?

Himno del ángel parado en una pata.
Hernán Rivera Letelier.

Los cines estrenaban Acattone, La Dolce vita, El Caso Morgan, Rashomón y, en uno o dos pases del Cine Club Universitario, Persona, de Bergman. Aquella fue la oportunidad que Dios  dio a los humanos de reconciliarnos, pero no lo supimos comprender y algunos se pusieron a tirar bombas…
Una vez, le pregunté cuál había sido la vergüenza más grande que hubiera pasado…  Me contó que fue en La Quimera del oro, cuando Charlot se enamora de la muchacha y esta, cumpliendo su promesa, lo visita en la cabaña con sus amigas, y cuando se marchan, Charlot queda tan feliz que empieza a dar brincos, así como es él, y rompe almohadones y baila mientras las plumas caen por todas partes y se le pegan a la cara y el traje…pero he aquí que la muchacha, ya lejos, se ha dado cuenta de que ha olvidado el guante en la cabaña y decide regresar por él. ¡Ay, Dios santo, va a descubrir a Charlot en su ridícula ceremonia!

En el cielo con diamantes
Senel Paz.

Ahora bien, esto le pasa al hombre que cuando niño fue por última vez a la matinée del teatro de barrio saboreando hasta la indigestión helados de gustos discernibles, mientras ve una de Gregory Peck que se le ha acabado el agua y un coyote acarajado-feazo- le va mordisqueando un cordel que le mana del estómago.

Cuento: Pajarraco

… me puse tan profundamente triste, tan avergonzado. con las manos cruzadas sobre los pantaloncillos, que la miré a los ojos y le sonreí, como si alguno de esos huevones de Hollywood estuviera filmándonos para el Cinemascope. Pero la verdad es que ni ella ni yo dábamos más que para un rotativo de barrio, ni siquiera para hora veinte minutos de rollo, acaso a lo más para una sinopsis entre medio de una de John Wayne con Robert Mitchum y una de Mel Ferrer con Audrey Hepburn, no dábamos ni para una calcomanía, ni para una nota al margen de una novela…aunque Dios que está en todas partes (como dicen los que lo han visto) hubiese captado de pura buena gente este pedazo, el tipo que le hace en el laboratorio el montaje habría cortado los pedacitos de nuestra escena y se los habría regalado a los niños que necesitan un trozo de celuloide para mirar qué bonitos son los eclipses.

Cuento:Basketball
Ambos de Antonio Skármeta

El cartel mal hecho de la entrada anuncia para la segunda tanda a Bette Davis en Jezabel la tempestuosa.Berta paga los cinco centavos de la entrada (solo son cinco centavos, hoy es Día de Damas), y se deja guiar por una muchacha aburrida que porta linterna…a ella nunca le han hecho gracia las películas que hacen gracia. Prefiere un buen drama de Joan Crawford, Olivia de Havilland o Lana Turner. Eso por no hablar de Vivian Leigh en Lo que el viento se llevó. Pero falta un poco para disfrutar a Bette Davis en Jezabel. Antes, el espectador está obligado a consumir una de esas estúpidas películas de relleno.
Entonces, la cara del Flaco ocupa completamente la pantalla manchada y amarilla. Un instante, un fugaz instante en que mira al público de la sala, se rasca la cabeza y sonríe. La brevedad de la sonrisa no impide que la señorita Berta experimente un estremecimiento…Algo en esa sonrisa la perturba, la conmueve hasta las lágrimas. Por eso, sucede lo que sucede, por eso se pone de pie y grita, grita sin importarles que todos se vuelvan indignados, silben, la manden a callar. No le importa. La tiene sin cuidado que la acomodadora aburrida intente sacarla a la fuerza del cine. Lo único que Berta quiere es detener la imagen sonriente de Stan Laurel, aquel relámpago (efímero como cualquier revelación) que por un segundo la hace tener la certidumbre de que está salvada
.

Tuyo es el reino
Abilio Estévez

 

THE END

13 comentarios

Archivado bajo COMENTARIOS, LITERATURA UNIVERSAL