Archivo de la categoría: LIBROS ANTIGUOS

Supersticiones de la humanidad… ¿un tema antiguo?

A pesar de la remotísima antigüedad de las supersticiones, el hombre de hoy sigue creyendo en ellas, aunque la ciencia le abra puertas y le dibuje caminos sólidos a sus interrogantes.

Parece ser que el misterio sobre lo que el porvenir nos tiene reservado seguirá desatando agüeros, presagios y cuantas mañas adivinatorias sean precisas para el vaticinio, si no certero, al menos esperanzador, no importa que sean fruto de la ignorancia, pues en muchas ocasiones he oído al “más leído” decir un “por si acaso” y alejarse sin recato alguno del gato negro que se acerca sigiloso.

En Mi Librería hay un hermoso libro que así se titula: Supersticiones de la humanidad, editado en Barcelona, por Jaime Seix, el año 1881 y su autor es J.Coroliu. Ya les había prometido comentar sobre él en un post anterior  y hoy cumplo regalándoles un pedacito de esta obra monumental ilustrada con cromos y grabados representando escenas de la mitología y de la historia que he utilizado para ilustrar mi entrada.

El libro es un amplio ensayo de esas prácticas ancestrales, un viaje a espacios perdidos de la geografía, pero no de la historia, porque los pueblos son los mismos ayer y hoy, y las ideas supersticiosas se resisten a  desaparecer como las cucarachas.

No conozco bien los límites entre leyenda, religión, mitología y esas artes que tantas variantes muestran: magia negra y blanca, quiromancia, agorería, nigromancia, brujería, astrología, hechicería, espiritismo…Todas se mezclan en una suerte de tradición oral que a pesar de su origen turbio emergen resplandecientes como ave fénix.

Solo dejo una pequeñísima muestra de este libro fascinante de más de mil inmensas páginas y que hoy descansa en Mi Librería. Mañana… mañana no sé hacia donde sople el viento.

Pincha las imágenes para verlas un poco más grandesSe ordena a las recién paridas que tengan una vela encendida por espacio de tres días y tres noches, pues durante este período los genios del mal podrían fácilmente perjudicar al niño y mediante esta precaución no pueden acercarse a él a la distancia de quince codos.

PERSIA

En Caldea y Asiria se usaron mucho los talismanes que llamaron mamit y cuya virtud era alejar los espíritus maléficos de las viviendas de los hombres. Los hacían con retazos de ropa en los cuales  escribían exorcismos, otros eran amuletos a manera de medallones colgados al cuello con imágenes y fórmulas mágicas grabadas en su superficie.
ASIRIA

Después de haber acampado el rey dos días en aquel lugar, mandó que anunciasen su marcha para el día siguiente. Pero al llegar la noche, estando claro y sereno el firmamento fue apagándose la luz de la luna, apareciendo por momentos este astro como manchado y tinto en sangre. Como esto acontecía precisamente la víspera de librarse una gran batalla, todo el ejército se sintió profundamente turbado por un sentimiento que no tardó en converttirse en verdadero espanto.
EGIPTO

Las muchachas casaderas tratan de adivinar cuál tendrá marido antes de terminar el año, formando un círculo en el cual esparce cada una de ellas delante de sí un puñado de granos de avena. Una mujer colocada en el  centro del corro y llevando en brazos un gallo bien tapado, da varias vueltas con los ojos cerrados y luego suelta el volátil. Aquella cuyo montoncito de avena es primeramente picoteado por él, será la primera en casarse.
RUSIA

No bien hubo dicho estas palabras cuando el soberano de los dioses le envió el águila, el más seguro de los agüeros entre todos los que vuelan bajo el cielo, era Morfnos, ave cazadora. Sus alas se abrieron, dice Homero, y pasó volando a la derecha y encima de la ciudad. Tranquilizáronse todos y se regocijaron al verla.
GRECIA

.En Flandes hay una superstición según la cual los nacidos en viernes poseen un don especial para curar la fiebre.

. En Cataluña, el arromo es un árbol maléfico cuya sola presencia en el jardín de una casa puede ser la causa de que enfermen y mueran varios de sus moradores.

. En Irlanda dicen que si se va a contar a un árbol el sueño que se ha tenido, el vegetal se seca y perece. También creen posible transportar a una planta la maldición del hombre.

.En Holanda creen que para no tener nunca dolor de muelas no hay como cortarse las uñas los viernes.

Confieso que me sorprende la vigencia de tales creencias. Basta encontrarse con ellas al abrir cualquier revista  en la última página y tropezar con un infalible horóscopo. Tristemente la creencia fiel a las supersticiones solo trae el embrutecimiento de la gente.  Veamos, entonces, su lado cultural, folklórico, literario y divertido… pero nada más.

Ojalá este tema infinito haya removido neuronas. Mientras espero sus comentarios, cruzaré los dedos, tocaré madera y me aseguraré de salir a la calle con el pie izquierdo… por si acaso.

21 comentarios

Archivado bajo LIBROS ANTIGUOS

Arte para los ojos.

Yo usaba espejuelos. Hace casi veinte años tomé la sabia decisión de operarme  y me puse en manos de unos capacitados doctores que extirparon de mis ojos la indeseable miopía  que amenazaba con avanzar.

Siempre he admirado a los cirujanos, esas personas que aprenden a lidiar con sangre, huesos, ojos… y los manipulan con habilidad, con destreza, casi como jugando, para enderezar, acotejar y componer lo mejor posible lo que la naturaleza o un accidente ha trastocado. Son elegidos, digo yo, porque ante tanto interior expuesto como en bandeja, no todo el mundo permanece de pie.

En esos quijotes del cuerpo he pensado hoy, cuando ha caído en Mi Librería el primer libro de Oftalmología editado en Cuba: Monografía oftalmológica, o descripción de todas las enfermedades que pueden padecer los órganos de la visión. Una joya, sin dudas.

Fue escrito por el Dr. José M. González Morillas, español que ejercía su profesión en La Habana , en la Sala de Santa Lucía del Hospital Militar a mediados del siglo XIX. El libro, editado en dos tomos, fue publicado en 1848 y tiene el valor añadido de ser el primero que vio la luz sobre este tema en castellano. Es el resultado de su experiencia, sus observaciones, deducciones, y todo lo que pudo hacer ante los miles de enfermos que atendió en esos años. Incluye además grabados y dibujos anatómicos, de ojos e instrumentos para mí espeluznantes, para los estudiantes de la época, útiles. La Oftalmología era casi desconocida en Cuba, y los avances europeos quedaban distantes, difíciles de acceder,  de ahí que la obra del Dr. González Morillas constituyó la base de estudios posteriores, resultado de su esfuerzo por trasmitir sus conocimientos.

Por supuesto, no lo he leído completo, solo de ver esos ojos picados al mejor estilo Buñuel  o descubrir el procedimiento para quitar un glaucoma por aquí o un tumor por allá me da escalofríos. Pero la primera parte del libro sí estaba a mi alcance, y me llamó mucho la atención la denominación de ARTE a esta ciencia difícil y misteriosa que es la Oftalmología. Algo capté además de la anatomía y fisiología del ojo, pero cuando entró en las patologías y la terapéutica quirúrgica, tuve que abandonar sin remedio.

Tal vez, para los doctores que me operaron, el libro Monografía oftalmológica esté obsoleto. Pero nadie le quitará su indiscutible valor bibliográfico e histórico, su osadía… y yo lo veo desde este siglo XXI con verdadera alegría, especialmente porque pienso que algo tuvo que ver para que yo un día lanzara desde mi balcón mis horribles espejuelos de miope.

8 comentarios

Archivado bajo LIBROS ANTIGUOS, LITERATURA CUBANA

Un libro antiguo: una historia para volver a leer.

Cinco novelas sobre el tema de la conquista y colonización de América

Hace muchos años había leído El Corazón de piedra verde, de Salvador de Madariaga. Luego, cuando descubrí a Carpentier, leí El Arpa y la sombra. Otro cubano, Reynaldo González, me trajo Al cielo sometidos, novela muy premiada por estos tiempos. La célebre Isabel Allende aportó Inés del alma mía y hace una semana terminé La Tierra sin mal, de Jesús Sánchez Adalid.

¿Qué tienen en común estos libros, además de ser excelentes, a mi modo de ver?

El tema: la conquista y colonización de América. Estos autores recrearon la realidad desde el siglo XX y XXI, nos dieron la historia novelada de lo que fue esa etapa alucinante de descubrimientos y asombros.

Historia general y natural de las Indias. G.F. OviedoSin embargo, tengo delante de mí un libro que trae las impresiones de primera mano: La Historia general y natural de La Indias, por el capitán Gonzalo Fernández de Oviedo y Valdés, primer cronista del Nuevo Mundo. Es una edición de 1851, la primera que publicó toda la obra de Oviedo, de ahí su gran valor documental. Confieso que no pertenece a Mi Librería, desgraciadamente, solo está de paso.

Los hechos que narra Oviedo ocurrieron en la primera mitad del siglo XVI y son fruto de su observación minuciosa y detallada. Fue amigo de los hijos de Colón, el gran descubridor y me imagino que la obra debe haber aportado mucho al estudio del momento que aquellos hombres disfrutaron: el maravilloso espectáculo que representó la visión del Nuevo Mundo.

No lo he leído completo, ¡son cuatro voluminosos tomos! pero desde el inicio se vislumbra como obra contradictoria, sin dejar de ser fabulosa: por una parte, dice que los indios deben ser tratados bien y reducidos a la fe católica poblándose la tierra de hombres de honra y de buena casta:
…yo no absuelvo a los christianos que se han enriquescido ó gozado del trabajo destos indios, si los maltractaron ó no hicieron su diligencia para que se salvassen
Sin embargo, más adelante los describe con saña y desprecio :
naturalmente vagos y viciosos, melancólicos, cobardes, y en general gentes embusteras y holgazanas. Sus matrimonios no son un sacramento sino un sacrilegio.  Son idólatras, libidinosos y sodomitas. Su único deseo es comer, beber, adorar a sus ídolos y cometer obcenidades bestiales. ¿Qué puede esperarse de gente cuyos cráneos son tan gruesos y duros que los españoles tienen que tener cuidado en la lucha de no golpearlos en la cabeza para que sus espadas no se emboten?
Esta última frase es para detenerse y reflexionar un poco, ¿no creen?

Historia general y natural de Las Indias

Su prosa me resulta elocuente. Oviedo  no quiso privarnos de nada de cuanto vio… bueno, a nosotros y a los reyes, claro, porque para ellos escribía y seguramente algunas mentiras incluídas, como dijera nuestro José Martí, que seguramente lo leyó e interpretó con ojo experto, no como el mío. Paisajes, costumbres, vegetación, fauna, batallas, religión, desacuerdos, muerte… y una lista interminable de proezas y visiones que tuvieron él y sus compatriotas, testigos excepcionales y que no me toca a mí  juzgar en qué medida fue consecuente con los hechos.

Con ese entusiasmos de descubridor escribe. Y por sugerencia de El Coleccionista, reproduzco el fragmento escrito un día en que apareció en la mesa del cronista, por primera vez, la reina de las frutas : la piña.

La reina de las frutas: la piñaEsta es una de las mas hermosas fructas que yo he visto en todo lo que el mundo he andado… ni pienso que en el mundo la hay que se le iguale en estas cosas juntas que agora diré… hermosura de vista, suavidad de olor, gusto de excelente sabor.

Mirando el hombre la hermosura desta fructa, goca de ver la compusicion e adornamento con que la natura la pintó é hizo tan agradable a la vista… Gustarla es una cosa tan apetitosa é suave, que faltan palabras en este caso… porque ninguna de las otras que he nombrado, no se pueden , con muchos quilates, acercar á esta.

No hay ningun mediano juicio que dexe de dar á estas piñas el principado de todas las fructas.

 

Han pasado los siglos. Hoy se sabe mucho más y existen cientos de libros sobre el tema. Sin embargo, La Historia general y natural de las Indias será para siempre la crónica del primer encuentro…  la vivencia fascinante del descubrimiento…  la historia que hay que volver a leer.

indios

12 comentarios

Archivado bajo LIBROS ANTIGUOS, LITERATURA UNIVERSAL

Los Libros antiguos (2)

Agradecer en este comienzo la brillante idea de mi apreciada amiga Adela, la creadora de este lugar singular por la calidad de los que lo forman y su contenido, para lograr plasmar el sin duda emocionante Arte de las Letras. Como decía el sabio Rey Salomón en el libro más publicado de la historia, La Biblia:  EL HACER LIBROS NO TIENE FIN. Por tanto el disfrute de comentarlos, las emociones que contagian, lo que inspiran, enseñan, en definitiva leerlos o atesorarlos igualmente no tienen fin.

Se me ha solicitado como coleccionista y es un privilegio para mí, escribir un primer artículo acerca de uno de los tres libros cubanos de todos los tiempos, que considero desde mi humilde opinión personal, uno de los Tesoros de Papel y Tinta de la  Isla de Cuba.

Ejemplar del Coleccionista

Ejemplar del Coleccionista

Este es el llamado libro : “LOS INGENIOS DE LA ISLA DE CUBA” , publicado en 1857 por el hacendado cubano Justo Cantero como redactor de la misma y el francés Eduardo Laplante en calidad de asesor y grabador.
Pudiéramos contar y contaremos muchos detalles a tener en cuenta de esta obra, que con el paso del tiempo hacen importante este libro, no solo por su rareza o belleza, si no más bien por su contenido y realización.

Desde el punto de vista editorial la realización de este libro supuso un “hito” espectacular por el  despliege de gastos y medios para poder realizarla. En primer lugar se dependía de la suscripción o suscriptores como fundamento importante para terminarla, los hacendados de la Isla apoyaron la idea al ser informados de la creación de este libro, porque pese a que detrás de la realización de la misma  existía un soporte económico claro de Justo

Portada del libro.

Portada del libro.

Cantero como Hacendado de Ingenios, dueño de Minas y que en la misma obra declara poseedor de una gran fortuna monetaria notable en la Isla,  no hubiera sido suficiente con eso, dado que se enfrentaba no solo a la costosa labor de realizarla, sino a algo que el mismo Justo Cantero declaró, que es para mí un detalle importante a tener en cuenta para entender la historia de este libro, él dijo: ” Vamos a comenzar la publicación de una obra , si no perfecta y acabada,  la primera que en su clase haya salido a luz de las prensas cubanas.

Este detalle es el importante, hasta ese tiempo no se había hecho nada igual sobre papel, y menos con grabados, acerca de la  mayor riqueza económica de la Isla en el XIX y su poderío industrial: “La Caña de Azúcar”.

Ahora pregúntese: ¿Cuántos ejemplares fueron editados  de esta única edición? ¿Cuánto costaba completar la obra? ¿Por qué se convirtió en el libro más caro de editar del mundo del Siglo XIX ?

Las respuestas y nuevos detalles en próximos artículos de esta sección del libro Antiguo Cubano.

El Coleccionista

grabado

1 comentario

Archivado bajo LIBROS ANTIGUOS, LITERATURA CUBANA

Los libros antiguos (1)

Le he pedido a un amigo experto que me haga un comentario sobre el libro antiguo más valioso de Cuba. Y me dijo que sí…  no podía ser de otra manera porque es un apasionado, conocedor y buscador incansable de rarezas bibliográficas por el mundo y solo conversando virtualmente, me dejó tan intrigada, que les recomiendo desde ahora que estén bien atentos a ese post prometido…  se van a llevar unas cuantas sorpresas. Espero que este amigo madrileño cumpla, porque el tema es verdaderamente atractivo y no solo nosotros los libreros tenemos interés en él.

Mientras tanto, Mi Librería  les recomienda a los interesados dos obras: El Libro en Cuba, de Ambrosio Fornet y el hermoso libro de Zoila Lapique, La Memoria en las piedras.  El primero es de obligada referencia  a la hora de localizar, catalogar o tasar un libro antiguo cubano, aunque también ofrece una lectura amena que permite recrearse en el texto sin una intención bibliográfica, porque   aporta detalles de épocas anteriores, datos históricos y curiosidades que vale la pena registrar de vez en cuando. El segundo, el de Zoila, a quien tuve el placer de conocer cuando trabajé en la Biblioteca Nacional “José Martí”, es una profunda investigación del grabado en Cuba, asociado lógicamente a la historia del libro, está profusamente ilustrado con bellísimas reproducciones de aquellos grabados que todo librero sueña con poseer.

A veces en Mi Librería han aparecido ejemplares de respeto, como los volúmenes de Ramón de La Sagra, editados en París bajo el nombre de Historia física, política y natural de la Isla de Cuba.  Recuerdo otros de menor envergadura, pero raros y valiosos como el enorme libro del Capitolio, o el Libro de Cuba, o el Álbum de Historia de Cuba que publicó la marca de cigarros Corona.  Entre los foráneos, Le Livre d´Or de Victor Hugo, ejemplar numerado con 120 grabados y uno pequeñito, de 1780, Las Ventajas de la elocuencia popular, que es una traducción de Luis Antonio Muratori.

Los dejo con algunas bellas imágenes del libro Supersticiones de la  humanidad, de José Coroleu, de 1881,  interesante y profunda exposición de esas manifestaciones del hombre a través de los tiempos. Aquí se  habla de magia, ciencias ocultas,  oráculos,  hadas,  nigromancia,  agorería,  alucinaciones,  monstruos, espiritismo y más, mucho más, porque son dos voluminosos libros que, según tengo entendido ( me gustaría confirmar ), no se han vuelto a editar.  

Muy pronto volveremos con el tema, para desentrañar el misterio de cuál es el libro antiguo más valioso de Cuba.

Supersticiones de la Humanidad

Supersticiones de la humanidad.

Supersticiones de la humanidad

6 comentarios

Archivado bajo LIBROS ANTIGUOS, LITERATURA CUBANA