Ellos NO escribían para niños…

…pero una vez lo hicieron.

literatura para niños

Fueron grandes escritores de otros géneros y sin embargo, no pudieron resistir la tentación de probarse en la literatura infantil, de dedicar su talento a los pequeños, quién sabe por qué motivaciones.

En Mi Librería hay un libro pequeño que pudiera pasar inadvertido si no estuviera entre mis preferidos. Su autor es el norteamericano Ray Bradbury.  Ese mismo, el de  Crónicas marcianasFahrenheit 451El Hombre ilustrado. Este consagrado escritor  cimentó el auge y prestigio de la ciencia ficción a escala mundial. Pero un día Bradbury se bajó de su nave fantástica y escribió este dulce cuento para niños: La niña que iluminó la noche (versión). Un relato para vencer el miedo a la oscuridad, con un excelente juego de palabras e ideas. Recomendación muy especial .

La Niña que iluminó la noche, Ray BradburyLA NIÑA QUE ILUMINO LA NOCHE (fragmento)
Había una vez un muchacho a quien no le gustaba la noche. Le gustaban linternas y lámparas, y antorchas y alumbrados y faros y faroles y velas y velones y relumbrones y relámpagos. Pero no le gustaba la noche.
Se le veía en salones y sótanos y despensas y desvanes y alcobas y alacenas y escurriéndose por los corredores.
Pero nunca se le veía afuera… en la noche.

 
Algo parecido le ocurrió a Manuel Cofiño, un autor cubano que debió haber vivido más. Sus novelas no hay que exhibirlas en Mi Librería: se piden solas. Es que la gente sabe de lo bueno y La Última mujer y el próximo combate y Cuando la sangre se parece al fuego,  son novelas contemporáneas que no se pueden dejar de leer para conocer los años 80.  Solo por una vez dedicó su inspiración a los niños y nació este cuento largo: Las Viejitas de las sombrillas (versión) maravilloso encuentro con siete viejitas, todas con historias diferentes: Alejandra de los recuerdos, Beatriz de los sueños, Claribel de las flores, Damiana de los remedios, Eduviges de los bordados, Fortunata de los niños, Gabriela de los pájaros.  Hace años que no se ha vuelto a editar, lástima. Yo conservo el mío con celo porque además de servirme para trabajar con los niños, lo disfruté mucho.

Las Viejitas de las sombrillas, Manuel CofiñoLAS VIEJITAS DE LAS SOMBRILLAS (fragmento)
Dicen que una familia entera desapareció. Bueno, una familia no, porque eran nada más que siete viejitas que eran hermanas. Vivían en el bosque, en una casita pintada de blanco, con una bandera bordada con los colores del arco iris flotando en el tejado y rodeada de pinos,  cedros y majaguas. Casi nunca salían y cuando lo hacían  siempre llevaban quitasoles. Dicen que uno era amarillo, el otro rojo, el otro blanco, el otro violeta, el otro rosado, el otro verde y el otro naranja.

León Tolstoi, ese ruso grande entre los grandes, novelista indiscutible que dejó obras tan contundentes como La Guerra y la paz  y  Anna Karenina. Con eso bastaba para perdurar en la memoria literaria de la humanidad. Pero no fue así. A Tolstoi le debemos un libro más: Cuentos para niños.(versión).
De este hermoso libro recuerdo con especial cariño Dos camaradas, La niña de las setas, El gatico y este que les presento:

Cuentos para niños, León TolstoiEL HUESO  DE LA CIRUELA  (fragmento)

Una madre había comprado ciruelas, y quería dárselas a sus hijos tras el almuerzo.  Estaban sobre un plato.
Vania nunca había comido ciruelas,  y no paraba de olisquearlas. Y le gustaban mucho. Tenía muchas ganas de comérselas. No hacía más que rondar por allí. Al quedarse solo en la górnitsa, no se contuvo: echó mano a una ciruela y se la comió.
Antes del almuerzo la madre contó las ciruelas y vio que faltaba una. Se lo dijo al padre.

 ¿Por qué esos escritores, con una obra reconocida en géneros bien consolidados como lo son la ciencia ficción, la novela costumbrista o la histórica, decidieron arriesgarse e incursionar en la literatura infantil?  Quién sabe… Seguramente hay muchos  autores que llevan ese niño en su recuerdo y alguna vez deslizaron sus manos en una pluma, un bolígrafo o un teclado para derrochar su genialidad en un cuento para niños. ¡Y es una suerte que haya sido así!… pero no quiero hacer la lista más larga. Se la dejo a ustedes.

Frase de José Martí, escritor y poeta cubano

Anuncios

16 comentarios

Archivado bajo LIBROS PREFERIDOS, LITERATURA INFANTIL

16 Respuestas a “Ellos NO escribían para niños…

  1. estodevivir

    Siempre estás ofreciendo algo nuevo en Milibrería, por eso soy tu más ferviente seguidora, aparte de porque eres mi prima, claro. Y escribes muy bien.
    Quizás deberías dar a conocer más tu talento de guionista de programas infantiles y escritora para niños.
    Me gustó mucho esta entrada y despiertas la curiosidad de todos por terminar de leer esos cuentos empezados…

  2. Isi

    Ayy… ¿quién no recuerda cuando le leían cuentos de pequeño? A mí me encantaba… Por eso se escriben, porque todo el que ha sido un niño, lo sabe!

  3. ¿Por qué no quieres hacer la lista más larga? ¡Ánimo y hazla! 🙂

  4. loslibrosdeteresa

    Qué bonitos libros, me vienen muy bien para comprar regalitos a mis nietos.
    Me encanta todo lo que comentas, y veo que estamos unas cuantas que nos seguimos.
    Un saludo
    Teresa

  5. Ale

    Me gustó mucho leer esta entrada…¡no sabía que Tolstoi había escrito cuentos para niños! ¡Ni Bradbury!…y no conocía a Manuel Cofiño…

    Ya he visto que Alejandra la de los recuerdos era la hermana mayor…¡cómo yo! que tal las coincidencias de la vida…jajaja…

    Maravilloso tu blog Ade.

    Un abrazo,

    Ale.

  6. Qué difícil es escribir buena literatura infantil!
    Tiene que gustar a públicos muy diferentes, porque se supone que la tienen que disfrutar los niños, pero la escogen y recomiendan los adultos.
    Además se supone que tiene que ser educativa, algo que no se le exige a un libro para adultos.
    ¿Un reto para un escritor consagrado, quizá?

  7. Sabía de la incursión de Tolstoi en el mundo de la literatura infantil, pero la de Bradbury me ha sorprendido. Creo que tendré que investigar algo por ese lado.

  8. HOlaaaaaaaaaaaa… mamita… que bellos son los cuentos.. me encantan de siempre… hay uno que siempre me cuentan y me encanta…

    “Esta era una vez un gato que tenía las patas de trapo y la cabeza al revés, quieres que te lo cuente otra vez ???..

    Miles de besotes.. te extraño niña.. cuídate mucho.. feliz semana.. y besotes a la family…

    Muakksssssssssssssssss

  9. Hola Adela, a mi también me ha gustado mucho tu entrada y la aprovecho para decir que estoy preparando actividades para mis alumnos por el día del libro, y he pensado que este año toca la poesía y yo también me he sorprendido al ver poesías para niños de algunos de los poetas españoles más famosos: Antonio Machado, Federico García Lorca… también las recomiendo.
    Un abrazo.

  10. ¡Qué buen post! Muy interesante.

  11. HOlaaaaaaaaaaaaaa mamita.. pero donde estas???.. te paso algo con la compu?..

    Quizá llego a su fin.. cuídate mucho y ya queda poco para verte…

    Millones de besotes amiga y saludos a la famili…

  12. adelita137

    Ya estoy de vuelta. Qué bueno es tener amigos como tú que se dan cuenta de nuestros silencios. Un beso. Ade

  13. adelita137

    @Gracias leer x leer. Si tú lo dices…
    @la historia… hummm la lista crece entonces, yo tenía razón.
    Gracias por estar por aquí

  14. adelita137

    @ Pues sí, ese cuento de Bradbury me fascina, lástima que no encontré una buena traducción on line, pero bueno, el que verdaderamente se sintió motivado irá a buscar un libro, creo yo. Gracias por tu comentario, Dulcinea.

    @ Bueno, loquemeahorro, me parece que sí, que para un escritor consagrado debe ser algo extraño, por eso me gustó hacer este post, que pudiera haber sido más largo, pero ya sabes, a veces es mejor la síntesis. Te dejo una primicia, no se lo digas a nadie, he ganado un premio por mis guiones para niños, ya escribiré algo en el blog, pero por ahora que quede entre tú y yo, te lo cuento porque me sentí elogiada indirectamente con tu lindo comentario. Un saludo.

    @Ale, no sabes cómo los he extrañado estos días de ausencia, qué bueno que te gustó el post. Un beso, Alejandra de los recuerdos.

  15. Ion

    Otro caso de estos es Ian McEwan, que con “En las nubes” cambia de registro y le sale bastante bien: te lo aconsejo.

  16. Acabo de llegar a tu blog por puro azar.
    Me ha encantado como relatas en tus post.
    Y esta entrada sobre la literatura infantil me ha puesto delante de tres cuentos que ya estoy deseando encontrar y terminar de leer.
    ¡Felicidades!
    Un beso desde el otro lado del charco.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s