El mar, ese cautivador que nos rodea.

Agarré mi mochila y seguí caminando por la playa,
con los pies dentro del agua. Era muy agradable
y no tenía rumbo ni horarios.
Solo quería caminar y alejarme.

Pedro Juan Gutiérrez
Carne de perro.

Amanecer en la playa de Varadero

El mar no sacia nunca. Su poderosa seducción vuelve ambicioso al que lo mira, trastorna sentidos y provoca. Por eso y por muchísimo más, el hombre lo ha convertido en protagonista de sus días y de su literatura.

Quería proponer un recorrido breve en busca del mar en los libros, concretamente de la playa, esa inquietante línea costera de la que vivimos pendientes los de aquí, pero me perdí en un océano que no puedo abarcar en pocas palabras: el mar es tema recurrente en todos los tiempos, en todos los lugares y no quiero convertir este post en un frío listado de títulos.

Siempre he querido transmitir la impresión asombrosa que me provoca la playa, el sencillo acto de atraer un puñado de arena y maravillarme con la infinita variedad de diminutos caracoles en la palma de mi mano. Pero ni sé pintar como Sorolla, ni soy escritora. Entonces decidí traer fragmentos de una bellísima descripción que leí hace años en la novela El Siglo de las Luces, del cubano Alejo Carpentier. Él sabe usar el lenguaje en su justa medida. Carpentier encontró palabras para lo que yo solo tengo ojos y con la genialidad de hombre culto escribió:

… la esbeltez catedralicia de ciertos caracoles que por sus piñones y agujas, solo podían verse como creaciones góticas…
… en este prodigioso Mar de las Islas, hasta los guijarros del Océano tenían estilo y duende…
… Echado sobre una arena tan leve que el menor insecto dibujaba en ella la huella de sus pasos, Esteban, desnudo, solo en el mundo… asombrándose ante aquella Ciencia de las Formas desplegada durante tantísimo tiempo frente a una humanidad aún sin ojos para pensarla…
… abismábase en la contemplación de un caracol -de uno solo- erguido como monumento que le tapara el horizonte…
… arquitecturas cónicas de una maravillosa precisión, equilibrios de volúmenes, arabescos tangibles que intuían todos los barroquismos por venir.
Mirar un caracol. Uno solo. Tedéum.

Mis caracoles

Así pasé yo estos días en Varadero: amaneciendo en la playa, porque a esa hora es toda para mí. A media mañana ya llegan los demás, el bullicio, los juegos, las risas… pero nada como ese abandonarse en la ingravidez de sus mareas, con los pies metidos en la levísima ola orillera, con el susurro cómplice que llevan y traen. Estar cerca del mar es privilegio, adentrarse en él y dejarse acariciar por el agua, es un regalo de la vida.

Habrá quien prefiera que cuente de lugares, paseos, diversiones. De todo eso hubo, ya pondré unas fotos por aquí para curiosos: una estrella de mar que se dejó retratar, un divertido recorrido en dromedario, un paseo en kayac con pesca incluída y hasta pude ver (que no tocar, con todo respeto) una ranita ¿de las más pequeñas del mundo?   porque se dio una vuelta por el jardín de la casa. Y más.

Pero ya no sé de qué hablar. Creo que mi mente está por la playa todavía… o no sé por dónde.

Estrellita de mar

Anuncios

14 comentarios

Archivado bajo COMENTARIOS

14 Respuestas a “El mar, ese cautivador que nos rodea.

  1. La verdad que el mar es mágico y hace sanar las heridas que el tiempo deja en las personas.

    Me gusto mucho esta entrada,

    Carli C4, poeta cubano.

  2. Holaaaa mamita… bienvenida al mundo de lo cotidiano..

    Entro a la noche… ahora tengo que irme a trabajar…me llega el olor del mar de sus caracolas…

    Miles de besotes

  3. Aaaaaaaay, qué bonito.
    Yo este año, por fin, vuelvo a la playa ¡¡lo estoy deseando!!
    No me puedo expresar tan bien como tú, Ade, y mucho menos como Alejo Carpentier, pero comparto las emociones y el entusiasmo por ese lugar tan especial

    Eso sí, te voy dar un poquito de envidia (cuan pérfida), voy a ir a ver la exposición de Sorolla que se ha preparado en el Museo del Prado, por cierto que Teresa creo que también va a poder disfrutarla.

    Bienvenida Ade, te echábamos de menos.

  4. Ale

    Ade:

    ¡ya vi las fotos de tu vacaciones! ¡pillina! pues ¿cómo nos ibas a escribir o extrañar si te la estabas pasando tan bien ! ¡y que paisajes tan maravillosos! vienes llenita de imágenes bellas y eso siempre alimenta el alma…¡oye y la ranita pequeñísima! mis hijos no pueden creerlo (y eso que la vieron…jajaja).

    el mar tiene algo de mágico ¿verdad? el vaivén de las olas nos recuerda la ciclicidad de la vida, que todo viene y va…que la vida sigue y sigue y sigue

    Ah, que envidia. Por tus vacaciones, y por loquemeahorro que ha venido a restregarnos en la cara que se va a la exposición de Sorolla…pérfida de verdad ¡ayyyyyyy! lo que hay que aguantar

    Besitos,
    Ale.

  5. El mar una vez me curó. El ruido de las olas es lo más relajante para mí. No podría vivir lejos de él.
    Preciosa entrada y hermosas fotos.
    Ya tengo el blog del cual te gusta tanto la plantilla.
    Se llama Corazón de Papel y la dirección es:
    desayunoconlibros.blogspot.com.
    Sòlo tiene una entrada de momento. Necesito más tiempo para trabajar en él. Saludos

  6. Hilario

    ¡Qué bien lo debiste pasar! Se nota en tu entrada. Yo puede que no acabe de valorar el mar en su justa medida, estoy mal acostumbrado. Es lo que tiene haber vivido siempre en Mallorca, y ahora en Valencia. Una cosa que recuerdo, al leer tu post, es que a mi me gusta más la playa cuando se va todo el mundo, al atardecer. Me parece un lugar mágico, no me iria nunca. Más de una vez he quedado con amigos, para ir a bañarnos de noche, después de una cena riéndonos. No tiene precio.
    Un saludo

  7. estodevivir

    Ay, Ade, que rico verlos a todos allá y que miseria no poder estar también allá con ustedes, te han quedado esas fotos….impresionantes, un reflejo fiel de la playa más transparente del mundo, de la belleza hecha mañana, sólo para uno, del sonido siempre poderoso del Mar nuestro, de la sensación única del agua bella mientras se adentra uno en ella, torpe al principio, sirena después. Me acuerdo de las estrellitas de mar que cogimos la vez anterior, y el Michi pescando, jaja, los kayacks, que maravilla, y que rico poderlos ver a todos de nuevo, estás muy linda, todos están lindos y lo de la ranita, cómo fué que pudieron verla? Increíble, que maravilla,Ade, que maravilla. Me muero de envidia…

  8. adelita137

    Boba: esa playa te está estará esperando por siempre, ya tendrás cosas mejores… y la ranita, no sé, primero había aparecido una ligeramente mayor y creíamos que era pequeña, luego apareció esta, del tamano de una mosca y ya ves, sorpresa. Por cierto, la primera saltó hacia mí e improvisé una polska dando brincos que todos se partieron de la risa, ya sé que no hacen nada y que la podía haber aplastado, pero es algo que no está en mí, les tengo pánico! jaja…
    Besitos.

  9. loslibrosdeteresa

    Qué agua, qué azul, qué bonito. Cuando llegas al mar, es como que te olvidas de todo y estás contemplando algo que te atrapa.A mi me gusta pasar unos días cerca del mar, cuando pasa tiempo y no puedo ir me siento como que me falta algo.
    Loquemeahorrro, sí voy a ver la exposición de Sorolla, no sé aún que fin de semana pero ya os contaré.
    Y espero que lo cuentes tú también.
    Un saludo
    Teresa

  10. Pues a mí, el que me me ha dado una envidia horrible es Hilario. Como si no tuviera ya bastante con lo de Varadero 🙂

    Bueno, ahí en la playa habría tranquilidad para oir el fulgor de las estrellas, no?

    Me ha encantado! porque detesto esas frasecitas que hace años te atacan en power points con fotos de paisajes y gatitos con lazo.

  11. Hola Ade. Me entristece verte de vuelta porque significa que se han acabado las vacaciones, y eso nunca es bueno. Pero me alegra mucho volver a leerte.
    Me gustaría hacerte una petición. Hace tiempo que quiero hacer una entrada en mi blog sobre un tema, pero he conseguido muy poco material y malo. Además es un tema relacionado con Cuba y me parecería casi una intromisión. El tema es “los lectores de tabaquería”. Estoy segura que tú lo escribirías mucho mejor y quien sabe, igual hasta conoces a alguno.
    Hala, por pedir que no quede.
    Un saludo.

  12. adelita137

    Pues enseguida me pongo en función tuya. Buscaré alguna información y te la envío por correo. Un saludo, AD.

  13. Sabes mamita.. adoro el mar y la playa cuando esta vacía y me has dado mucha envidia sana con esos bellos paseos al amanecer…

    Que belleza escuchar sus olas, disfrutar de su olor y color.. algo único en el mundo.. Hace años que soy submarinista aunque ahora no disfrute de sus maravillosos fondos, pues el trabajo y la falta de tiempo no me deja tiempo para este estelar deporte..

    Cuídate mucho y miles de gracias por tus palabras y los enlaces a mi blog..

    Millones de besos que pronto te podré dar en persona…

  14. estodevivir

    ade, me tienes mal puesto el enlace, lo tienes de forma que cuando hacen click aquí a mi blog, les sale La esquina de las palomas, jaja ya me extrañaba a mi que le gente, al cabo de tanto tiempo, viera ese post, tienes que quitarle lo que va después del slach ( se escribe asi?)citos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s