Todos los negros tomamos café…

Es jugo rico, fuego suave, sin llama y sin ardor,
aviva y acelera toda la ágil sangre de mis venas.
El Café tiene un misterioso comercio con el alma;
dispone los miembros a la batalla y a la carrera;
limpia de humanidad el espíritu;
aguza y adereza las potencias;
ilumina las profundidades interiores
y las envía a fogosos y preciosos conceptos a los labios.
José Martí

Una buena mezcla... Los cubanos somos tomadores habituales de café. Esa tacita mañanera no falta en ninguna casa de la isla. Sin ella, el día comienza incompleto.

Es tradición ofrecerlo en cortesía a los visitantes de la casa, de manera que si estás por estos lugares, saludando amigos, te será muy difícil evitarla, todos te brindarán un buchito de café como bienvenida: negro, fuerte y en tacita pequeña. Y no vas a poder decir que no en todas partes.

Por el mundo, el café se ha convertido en pareja ideal de la computadora, pero aquí… aquí es algo más. No voy a hacer la historia del café, solo compruébalo abriendo cualquier libro cubano, sea novela, cuento, teatro, poesía, cualquiera tiene una mención de honor al único negro que no tiene problemas con nadie.

¿No me creen?

Cafetera de cualquier hogar cubanoLlovía después de la caída de la noche con una violencia cerrada, contínua.
Cada vez que eso ocurre en Florida Blanca, hay un buen pretexto para pasar largo rato entre tomar café negro y oir contar historias viejas.

Mirta Yáñez
Una broma pesada
(cuento)

 

Café cubano: una tradición… porque Rolando se veía muy bien, muy cantante, muy cubano, muy muy muy habanero allí con su traje  dril 100 blanco y su sombrero de paja, chiquito, puesto como solamente lo saben poner los negros, tomando café con mucho cuidado de que el café no le manche el traje inmaculado, con el cuerpo echado para atrás y la boca encima de la taza y la taza en una mano y debajo de la mano la otra mano puesta sobre el mostrador tomando café buche a buche.

Guillermo Cabrera Infante
Tres tristes tigres
(novela)

 

Cena con caféMe disculparás las manzanas y las peras, que he sustituído por mangos y guayabas, lo que no está del todo mal al lado de mandarinas y uvas. Después nos queda el café que tomaremos en el balcón mientras te recito poemas de Zenea, el vilipendiado, y pasaremos por alto los habanos, que a ninguno de los dos nos interesan.

Senel Paz
El lobo, el bosque y el hombre nuevo
(cuento – filme Fresa y chocolate)

 

La tacita de porcelana con café negro-¿Quieres café?, es brasileño- pregunta Mónica y cuando Lu mueve la cabeza afirmando, va a la cocina, prepara un café bien fuerte, del que dejó Álvaro, el asturiano, y lo sirven en dos pequeñas tacitas de porcelana, regalo de Herbert, el alemán, que las compró a un precio altísimo. El café, casi sin azúcar, es la pasión de Lu, mucho más si se trata de un café de primerísima calidad como este de Brasil.

Julio Travieso Serrano.
Llueve sobre La Habana.
(novela)

  
Sé que muchos se van a identificar con el tema, y para no perder la costumbre, me despido brindándoles una coffee que pueden regalar cuando estén chateando por el yahoo messenger, solo tienen que poner los siguientes símbolos ~o)     ¡Y ya está!

Beso con café... ¿alguien sabe quién es el autor de esta pieza?

Anuncios

33 comentarios

Archivado bajo COMENTARIOS, LITERATURA CUBANA

33 Respuestas a “Todos los negros tomamos café…

  1. estodevivir

    Ajá, llegué de primeraaaaaaaaaa
    Y cuánta razón tienes, yo, que no puedo vivir sin mi café mañanero y otro después de almuerzo y a veces otro alrededor de las 5 de la tarde para poder seguir …., es parte de lo que somos, es parte de nuestra vida y es parte de nuestra literatura, así como el té lo debe ser de la inglesa y japonesa y otros paises mas que no puedo mencionar. En Estados Unidos se toma mucho, pero en su vertiente americana, un vaso grande lleno de un líquido que recuerda remotamente al café…y no sabe como tal y que me perdonen los amantes de esa vertiente cafetera.
    Pero el buchito de café del cubano, aunque sea mezclado con otras materias extrañas, no hay quien nos lo quite.

  2. Pingback: Café tibio, sin nubes. « Esto de vivir

  3. me identifico con esta entrada. Sin mi café mañanero no soy persona (y con él, aún tardo un buen rato en despertar).
    Magnífica forma de acercarnos la literatura cubana.

  4. Elwen

    Pues a pesar de que aquí la costumbre es ciertamente parecida aunque no tan cargado, a mí no me gusta el café en ninguna de sus variantes. Soy más de cocacola pero está bueno saber que por allá la cosa no varía y además se introduce en la literatura.

    Por cierto, me encanta la última foto.

  5. Que entrada tan deliciosa y aromática. Soy amante del café a más no poder. Me gusta de todas las formas posibles aunque me tengo q limitar a dos al día pues me quita el sueño y me pone nerviosa. Me viene de herencia. Mis padres eran muy cafeteros los dos también. Enhorabuena por esa selección de textos y gracias por la invitación. Sí que está buena la taza de café!

  6. Hilario

    Estoy con Elwen, a mi tampoco me gusta el café. Y también coincido en que me gusta la última foto, pero no sólo esa, sino todas las que pones en tu blog. La estética que logras está muy chula, deberías haber sido diseñadora gráfica. ¡Cuánto tengo que aprender de ti!
    Saludos

  7. salamandra

    Leo tu blog como primera cosa en la mañana, y después de enterarme de lo que han escrito todos esos literatos cubanos sobre el café, me voy corriendo a tomar el mío , a “limpiar de humanidad el espíritu” y luego te sigo leyendo.
    Formidable este post, al igual que todos los anteriores, sigue hurgando y descubriendo cosas para iluminar a tus lectores que, como yo, disfrutan tanto de tus escritos.
    Un gran beso.

  8. Isi

    Bueno, yo reconozco que desayuno colacao, que me sabe mucho mejor, pero luego me hago una infinidad de cafés a lo largo y ancho del día… tengo que meter algo en la barriguita para poder estudiar!

  9. Isi

    me ha hecho mucha gracia lo de que es el único negro que no tiene problemas 😀

  10. Uff, el café puede conmigo. Me pone nervioso y soy extremadamente tranquilo, aunque no hecho ascos a una buena infusión combinada con alguna historia. Ni te imaginas como llevo el mes de julio, apenas tengo tiempo de conectar.
    Por cierto el gusto de cultura es recíproco.

  11. Gracias, ante todo, por el simbolo de la tacita. Segundo, el café y yo formamos una pareja inseparable de las que no pueden vivir juntas y si viven separadas se mueren. Lo mio es el café con leche, cafe au lait como dicen los franceses, pero en veranito el café es negro y con hielo. Pero últimamente no me trata bien, me maltrata diria yo, me quita el sueño como los malos maridos. En fin, que tengo que ser comedida con él, que le vamos a hacer? pero de todas formas me tomaría contigo una tacita de café fuera como fuera.

  12. adelita137

    Vamos a hacer un alto en el camino de los comentarios… solo para coger aire.

    @estodevivir: para todos los cubanos será el “buchito” de café, equivalente a una tacita… pero para ti… bien recuerdo la jarra que tenías llenita hasta arriba y que te tomabas poquito a poquito ¡y era del fuerte!

    @lammermoor: gracias por venir a tomar café conmigo!

    @elwen: sí, esa foto me llamó la atención desde que la encontré, creo que le voy a seguir la pista. Y me uno a la cocacola en su versión cubana: Tukola… pero de mañana el cafecito, ok? (y si me lo traen a la cama mejor, digo yo)

    @laprimadeaudrey: ¿de dónde eran tus padres tan cafeteros? ¿tendrían algo de cubanos por ahí?

    @Hilario: es que se me ha pegado lo de mis hijos, imagínate, los dos son diseñadores gráficos. Confieso que toda la búsqueda la hago yo y que me gusta, pero ellos no me dejan poner algo que no quede bien, a veces me desbaratan una sonrisa con un…: mami quita eso, por favor… jaja, ya ves, no puedo cargar con todo el mérito que me diste.

    @salamandra:qué bueno que esta vez te decidiste a escribirme… ¡te necesito aquí!

    @Isi: mira en lo que te fijaste! jaja, pues sí, esa es una frase que dicen por aquí, la verdad es que al café lo han bautizado con muchos nombres, pero este me parece ingenioso y simpático ¿verdad?

    @Josete: Ya vi lo que hiciste… Viniendo de ti, es un honor, hasta un poco de vergüenza me da. Ojalá que por aquí todos se enteren de que estás en los Premios de la Blogoteca y vayan corriendo al Baúl de Josete (ver en blog que sigo) para levantar la mano por ti. Gracias, amigo.

    @lahistoriaenmislibros: ¿café negro con hielo? Hummm, eso hay que probarlo, sabes, aquí nadie experimenta recetas con el café, en la red he visto un montón, pero en Cuba ni hablar, tomar café frío es casi un sacrilegio, café con leche sí, pero de ahí no pasamos. Probaré eso del café con hielo, debe ser buenísimo para el calor que hace hoy mismo.
    ¿Probaste la tacita? A mí me encanta y la uso a cada rato cuando chateo, jeje, un detalle.

    ¿Alguna otra receta con café?
    Un beso a todos
    AD.

  13. marina

    Hola ,el mar que nos rodea y sorbito café, cosas buenas en comun, los dominicanos, somos apasionados con el colado y disfrute de nuestro café, es parte de nuestro diario vivir.

    Es el elixir de vida para nosotros, siempre hay tiempo para compartir con amigos y vecinos el aroma y el sabor del café Santo Domingo.

    Provoca entusiasmo y alegria, nos mueve a bailar como dice Juan Luis Guerra, ojala que llueva café en el campo.

    Ojala llueva el café de la paz en el mundo.

    …………………………. Abrazos Marina ……………………….

  14. adelita137

    Marina: ¿Eres Marina la mamá de Bombón? Espero esa respuesta…
    El café dominicano es lo máximo, suerte he tenido de probarlo mil veces, allá y aquí.
    Ojalá, Marina, ojalá que llueva café y paz y pan en el mundo… ojalá.
    Un beso, seas o no seas MI Marina.
    AD

  15. Isi

    Ade, pues aquí sí que se toma café con hielo durante el verano; incluso te lo sirven en los bares. Haces el café normal y lo viertes en una taza llena de hielo; no es más.
    También tomamos el café con leche y con hielo, de la misma manera. Para el calor sienta bien 😉

    Y ahora lo que me llamó la atención fue lo de Tukola porque, obviamente, en vuestro país no llega ningún producto de más arriba, pero no me lo puedo creer (bueno sí, pero no).

  16. estodevivir

    Isi, Tukola, es Mi cola, es decir, un refresco muy, pero que muy parecido a la CoCa Cola pero con nombre cubano-comunistoide.
    En Cuba, cuando mi prima y yo eramos niñas, los refrescos habían perdido su marca para definirse en colores: refresco negro : (el sucedaneo de la Cocacola), el naranjita (de sabor a naranja, lógico) y el blanco ( que viene a ser como un Sprite, de sabor a limón), y si te digo la verdad, eran deliciosos, después de años sin refresco alguno, surgieron estos en moneda extranjera o libremente convertible, que le dicen, el Tukola es el equivalente a la Cocacola y que AD te explique el resto, que tiene más experiencia que yo, mis terrenos conocidos son las diferentes marcas de cerveza, que son mi especialidad, cualquier duda en esa materia me puedes consultar. De gratis.

  17. estodevivir

    Ayyyyyyyyyyyy, mama Inés, Ay mama Inés, todos los negros tomamos caféeeeeeeeeeeeee, de ahí viene la cita de Ade.
    Es una canción-bolero, bueno, realmente no tengo ni idea de en cuál género musical se encuadre, pero es un clásico en Cuba:
    http://vodpod.com/watch/1905262-bola-de-nieve-ay-mam-ins?pod=estodevivir

  18. Ade, a mí si me gusta el café, aunque tengo serios problemas con él cuando he llegado a tomar varios al día para afrontar una laaaaarga y dura jornada laboral. Suele desquiciarme un poco, ponerme nervioso, irritable: no soy yo mismo. Por eso tomé la decisión de no tomar café, salvo en contadas ocasiones y por el mero placer de hacerlo. En cualquier caso, soy más de té y de mate 🙂

    Al café y su relación con la literatura, que reflejas inigualablemente con esas citas literarias, sumaría el placer de la lectura en una cafetería a media luz, donde las conversaciones transcurran sin una voz más elevada que otra, y con el olor constante e insistente del café recién hecho, y el vapor de la cafetera, de color negro y acero, como si de una antigua máquina de tren se tratase 🙂

    Saludos.

  19. Hola mamita..

    A punto de irme a trabajar, pero antes con mi café leo esta preciosidad de entrada..

    Miles de gracias por el bello comentario, que ganas de darte un gran besote…

    Lindo día mi niña.. Muakksssss

  20. loslibrosdeteresa

    Yo me confieso cafetera del alma, aunque como dicen muchos cada día me tomo menos por lo del sueño. Pero que rico¡¡¡¡¡
    Para mi una buena taza de café y una buena charla, lo mejor.
    Homo tomas mate? yo también, el rito es genial, un buen mate en el frío del invierno, inmejorable.
    Nos has llenado de aroma. Gracias guapa.
    Teresa

  21. Me gustó mucho la entrada… y el “Beso con café”… aunque el café en sí… no es santo de mi devoción… he de decirlo… Curiosa y linda reflexión la de esta entrada. Yo me despierto y comienzo el día, más bien a trompicones…. y no me gusta ni el café ni la leche caliente… la leche caliente no sabe a leche, sabe a “caliente”…. uf… qué mal ando hoy…

    Gracias por leerme, comentarme, gracias en definitiva. Un abrazo.

  22. Me ha encantado tu blog, dame tiempo para navegar en él con el sabor que requiere, lo enlazo a marcopolocubano.blogspot.com
    un saludo

  23. Veo que llego a los postres, o mejor dicho, al café.

    Como ves, vuelvo de las vacaciones y me incorporo tarde mal y nunca a los hilos.

    ¡Es increíble la cultura bibliográfica que tienes, que puedes mencionar varias citas al respecto sin problema!

    A mí el café me gusta un poco de mentirijillas, con mucha leche… así que en Cuba tendría problemas 🙂

    pd. Veo que estás en la blogoteca, pero ¿participas en el concurso?

  24. Ale

    Leerte es una delicia siempre, y como bien dijeron los demás, las imágenes que pones son extraordinarias.

    Yo no tomo mucho café (más que cuando me veo con mis amigotas en ellos). En casa soy más de te chai.

    Un abrazote Ade,

    Ale.

  25. adelita137

    Una segunda parada en los comentarios:

    @loquemeahorro: sí participo, en la categoría de cultura, pero te confieso que lo que más me ha gustado de esto ha sido conocer blogs buenísimos, porque me propuse utilizar mis 20 votos y he estado registrando en categorías en las que nunca entro. Ya he utilizado 8 de mis 20 y adivina cuál fue el voto en la categoría de humor…¡loquemeahorro! Felicidades, amiga y buena suerte.
    ¡Qué bueno que regresaste!

    @Yamil: te conozco por Marco Polo y entras por http://laedadeoro.blogspot.com/ (lo pongo con toda intención, para recomendarlo) bueno, como quiera, eres bienvenido a este grupo de gente amante de los libros. Voy a registrar tu blog y ya te contaré. Un saludo, me alegra mucho que hayas visitado mi casa.
    AD.

    @Pat: así que la leche caliente sabe a caliente…¡qué cosas tienes! No sé qué vas a hacer el día que vengas a Cuba, tendrás que ir “ensayando” con una tacita chiquita unos meses antes, jaja. Un saludo.

    @teresa: entonces eres de las mías. Así se forman las conversaciones por aquí. Llegas a una casa, te brindan café y ahí mismo te sentaste a esperarlo y se armó la conversadera. Tú sí que tendrás que planificarte el día que vengas porque va y te demoras en todas partes con eso del buchito de café en cada lugar.

    @Balo: qué bueno que viniste por mi casa… si supieras las veces que intento comentarte y no lo logro, tengo idea de saber qué es lo que pasa, ya te contaré cuando vengas… solo faltan días! Un beso.

    @Homo: eso del mate no va con los cubanos, ni siquiera la palabra suena muy bien, porque aquí tiene otro significado, jaja, que te cuente estodevivir. Y con este cafecito mío te has inspirado, casi, casi haces un poema con ese símil de cafetera y tren. Me gustó.

    @estodevivir: ¡Qué torpè fui al no mencionar a Bola de Nieve! Pero para eso estás tú, justo a tiempo, ha sido un detallazo poner el enlace. A la gente le va a gustar. Yo siempre canto así:
    Ay, mamá Inés, todos los negros tomamos café…
    los blancos también.
    (si no se saben la música no tiene gracia, claro)
    para eso está el enlace de estodevivir.

    @Isi: Ya Maguie te explicó lo de la Tukola, solo añadir que yo la tomo ligth, porque tengo una tendencia odiosa a coger libritas de más… Eso del café con hielo tengo que probarlo, aún no me he decidido, pero si tú dices que está bueno, hoy mismo lo intento. Eva me envió unas recetas de café por correo, pero es que aquí no hay ingredientes para hacerlas bien…¿nata? qué eso, eso en Cuba no existe, te enteras?

    Saludos cariñosos a todos.
    AD

  26. Es que el café tiene un sabor tan rico, te deja el sabor de la vida mmm en la boca jaja.Me gustó muchisimo la última foto, que originalidad.Suerte en el concurso .
    Saludos

  27. Muchas gracias por tu voto, guapa.

    Desgraciadamente yo me he visto en una terrible disyuntiva, votarte a tí o a Eva (Lahistoria en mis libros), ha sido como ¿a quién quieres más, a papá o a mamá?

    Pues sinceramente, a la primera que vi que participaba!!

    Yo cambiaría votos de otras categorías (tengo la seguridad de que no voy entrar en “blogs eróticos”) por darte a tí otro voto!

    Espera, te voy a dar el de mejor diseño, además con muchas razones!!!

  28. Y volviendo al tema “votos”.
    Estoy intentando votar desde tu blog y no veo el icono del concurso (solo lo de las opiniones de la blogoteca), aunque por ahí también se entra, a lo mejor quedaría más claro si pusieras el icono del concurso, porque por lo menos a mí (qué tampoco soy una lumbrera), no me queda muy claro que participes en el concurso.

  29. adelita137

    Loquemeahorro:
    sí participo, pero no en diseño, solo en Cultura. Mira no te preocupes más por eso de los votos, a mí me ha pasado lo mismo, después de haber votado por unos, he visto a otros y así, qué remedio. Por ese botón que tengo en el blog debe entrarse a los votos, no sé por qué no te salía a ti, pero te repito, deja eso y concéntrate en los votos que te faltan.
    A mí me ha servido para conocer blog nuevos, ya he votado en 17 categorías y he conocido cosas interesantes, hasta el de unos cubanos que viven en Texas, la misma ciudad de estodevivir, a ver si los pongo en contacto.
    Me alegra mucho que ya estés de vuelta. No te imaginas cómo se te extraña, aunque todos te lo digan, no te lo imaginas!
    Un abrazo de bienvenida,
    AD.

    Nyka: gracias por tus palabras de elogio, espero entonces que regreses por aquí y podamos conversar más. Un saludo. AD.

  30. genial esta foto y la escultura!

  31. ¡No conocía tu blog! He llegado a él por pura casualidad, fíjate lo que son las cosas de la vida: salté del Catauro de la mitología cubana a tu café…. así, en un plis-plás, como si me guiara un güije travieso. Cuando vivía en nuestra isla, tenía alquilado un apartamentico en La vieja Habana. La pared que en un principio debió dividir mi patio con el del vecino de al lado, se había derrumbado, de manera que ambos podíamos vernos y hasta ufanarnos de la promiscuidad de nuestros lavaderos y tendederos, en los que la ropa, achuchada por el viento del malecón, se enredaba y se torcía de lo lindo, sus sábanas con mis pitusas, enrollándose y mezclándose hasta el punto volverlas irreconocibles. Cada tarde, yo tenía que desenmarañar aquel bulto impenitente, y me aprovechaba de la confusión para acercarle a mi vecino una tacita de café por encima del lavadero.
    -¡Ay, vecina, pared con pared! -Suspiraba él, mientras sorbía el café despacito, porque estaba recién colado, y contemplaba nuestras ropas enlazadas en ese abrazo inmoral.
    Tú me has hecho recordar todo eso. Y también el aroma del que colaba mi abuela todas las tardes, puntualísima, a las dos, después de haber dormido la siesta.
    El aroma del café, más que la propia infusión, es para mí el regusto de la infancia, de mi casa familiar perdida, de tantas costumbres olvidadas. Es hoy el pretexto para acudir a una cafetería y poder leerme la prensa cuando no tengo Internet.
    Gracias por tu post y por las citas de nuestros escritores, que también tomaban café… como casi todos en Cuba.
    Te enlazo con gusto, y te leeré por las mañanas, antes de sentarme a escribir, con mi taza de café al ladito.

  32. adelita137

    Isaeta: ha sido una agradable sorpresa tu comentario… hummm todo un cuento! qué bien, ¿dónde puedo visitarte? aparece tu correo pero no tu blog, así que espero ansiosa otra visita… ¡Bienvenida a Mi Librería!
    AD.

  33. Laura

    Hermoso el recorrido por la literatura, la historia y la anécdota sobre el café y la predilección de tomarlo. Gracias!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s