El Conde de Montecristo… ¿existió?

¿Qué es la historia?
Pues un clavo en el que cuelgo mis cuadros.
A. Dumas

Leí  El Conde de Montecristo  cuando era adolescente. Bueno, como casi todo el mundo lector. Desde ese día, esta novela de Alejandro Dumas estuvo en el podio de mis libros favoritos, cosa que la televisión y el cine  se encargaron de consolidar.

Me atrapó con su telaraña de personajes y conflictos, con el misterio del castillo de If, con la soñada isla de Montecristo y aunque muy dentro de mí sabía que la venganza no es la mejor de las opciones, terminé seducida a los pies de Edmundo Dantés.

Ni sospechaba que todo aquel maravilloso mundo narrativo había tenido su génesis  en hechos reales.

En 1807 vivía en París un joven zapatero llamado Francisco Picaud. Este pobre diablo, bien parecido e industrioso, estaba a punto de casarse… Así comienza la historia real, una crónica policial, escrita por un tal Jaobo Peuchet en sus Memorias sacadas de los archivos de la policía de París. Dumas extrajo de ahí un capítulo llamado El Brillante de la venganza… y lo que hizo con él,  quedó en la historia de la literatura universal.

Castillo de If, prisión de Edmundo Dantés

Francisco Picaud fue víctima de una broma de sus amigos durante unos carnavales, lo que le impidió la boda y lo hizo ir a la cárcel, donde estuvo durante siete años. Allí un prelado italiano, moribundo legó sus bienes y en particular un tesoro escondido en Milán, que Picaud logra encontrar a su salida. Un tal Antonio Allud, de Nines, le cuenta toda la broma de antaño a cambio de un brillante y empieza la venganza. Transformándose físicamente el antiguo zapatero mata a sus ex amigos. Solo al final, el mismo Allud, arrepentido lo asesina  y huye a Inglaterra. En 1828, gravemente enfermo, llama a un cura y detalla lo sucedido, permitiéndole comunicar estos hechos a la justicia, después de su muerte. Y ahí la encontró Dumas.

Alejandro DumasTal como estaba, El Brillante de la venganza era pura tontería. Sin embargo, no era menos cierto que en el interior de la ostra había una perla. Perla informe, perla en bruto, perla sin ningún valor y que esperaba por su lapidario.”
A.Dumas.

Son muchos los puntos de contacto entre la historia real y la extensa novela del francés, pero de aquellas, nadie tuvo el más mínimo recuerdo de su existencia.

Pero cuando Alejandro Dumas puso su mano sobre la perla, le incorporó su imaginación fantástica y empezó a crear magistralmente las miles de situaciones e intrigas que se entretejen en la novela y la convierten en una obra inmortal.

En el prólogo de la edición cubana no se habla nada de esto,  por eso creo que muchos por acá pensarán que todo salió de la poderosa imaginación del autor. De todas formas, nada le quita el mérito a este  maestro de la aventura y el suspense, solo él hizo que llegara a la posteridad. 

Fernando Mondego, Mercedes de Morcef, Villefort, el abate Faría, Danglars, Edmundo Dantés… todos existieron en la vida real con otros nombres, pero nunca fueron tan maravillosos como cuando Alejandro Dumas los convirtió en letra impresa y elevó sus vidas alrededor de la fantástica novela El Conde de Montecristo.

Edmundo Dantés y el abate Faría.

Anuncios

22 comentarios

Archivado bajo LIBROS PREFERIDOS, LITERATURA UNIVERSAL

22 Respuestas a “El Conde de Montecristo… ¿existió?

  1. Ya conocía esa historia, incluso creo haber leído alguna otra versión acerca de dónde sacó Dumas su idea, un poco menos benévola para con el genial autor.
    Es cierto que trabajó, como dices, una perla en bruto, pero la historia que nos cuentas en este post nos muestra también que siempre ha sido difícil tener ideas propias y originales, incluso para alguien como Dumas.
    Por lo demás, la obra es una fantástica novela, con todo lo necesario para captar la atención, ya no solo del lector sino, aunque el no lo sabía, del espectador.
    Un saludo!

  2. Ains, y yo sin leerla todavía. Y mira que mi mejor amiga me lo ha recomendado infinidad de veces. A ver si antes de que termine el año lo leo. Besos!

  3. En mi caso, no sabía que la inspiración para Dumas provino de un caso real. Lo que sí es cierto es que la novela narra una de mis historias preferidas, que guardo en el corazón con más cariño, y que curiosamente no tengo en casa. Sin embargo la habré leído dos o tres veces, en diversas ediciones (me encantó la de Anaya en la colección Tus libros) y habré visto casi todas las versiones cinematográficas de la misma.

    Curiosamente, en Círculo de Lectores la han editado hace poco, y precisamente en el último pedido, que me llegará en septiembre, he solicitado el libro en cuestión. Así que para otoño creo que volveré a encontrarme con los maravillosos personajes del libro, y lo reseñaré en el blog.

    Gracias por traernos esta maravillosa historia. Saludos.

  4. Ade, no tenía ni idea de que la novela fuera basada en un hecho real, así que me has ilustrado muchísimo, como siempre..Y si te digo la verdad, hace tantos, tantos años que la leí que ni me acordaba del argumento… te ha quedado muy bueno el post, como siempre, me encantaaaaa… cuando vas a hacer otro blog con tus poesías y cuentos infantiles y no tan infantiles? Te quiero, Maggie

  5. Por cierto, mirando el gazapo, creo que amí también debieran enviarme a Ecuador, para unas cortas vacaciones, que buena falta me hacen…

  6. Sí, sabía eso de la base real, base en la que algunos (no he encontrado la referencia) no están de acuerdo y tildan de leyenda. Aunque, la verdad, da lo mismo, “el Conde de Montecristo” es una de las grandes obras surgidas de la factoría Dumas (padre). Con respecto a Cuba, fue un enorme éxito en las lecturas de tabaquería, de ahí el nombre de los legendarios habanos.
    Lo que no es tan sabido es que “el Conde de Montecristo” tiene una segunda parte (Dumas fue muy aficionado a las series): “La mano del muerto”.

  7. Se me fue el “enter” antes de tiempo. Sobre esta segunda parte tampoco hay unanimidad, hay quien dice que es de él, quien dice que es de la factoría y quien dice que es apócrifa. Para los estudiosos queda el tema.

  8. adelita137

    @guisantes: estos datos parecen ser fidedignos, pues fue fruto de una investigación que hizo un escritor muy importante en Cuba, llamado Virgilo Piñera, ya fallecido, y que publicó en 1958. Yo creo como ustedes, la genialidad está en convertir en literatura un hecho , es más, no creo que haya algo que no tenga un basamento real, incluso la ciencia ficción te sorprende con pasajes terrenales que bien pueden haber sido experiencias personales del autor. En fin, pulir la perla, como dice Dumas, solo un maestro.

    @lalalonga: No te la pierdas, creo que nunca he escuchado a nadie decir que no la ha gustado esta novela. Tal vez ahora haya perdido algo de suspense, pero creo que sigue siendo magistral. Léela, valdrá la pena.

    @homolibris: Ya veo que te di por la vena del gusto, como decimos por aquí. Quien lea esta novela no creo que pueda olvidarla fácilmente. Un saludo.

    @estodevivir: Maguna, ya sabes, cuando tengas un accidente…¡a Ecuador! yo me he reído muchísimo con la ocurrencia. Mija, yo tampoco sabía lo de la novela, pero nada, no ha cambiado mi admiración por ella, por eso le dediqué el post. Recordar… volver a vivir…

    @lamujerquijote: te refieres a los habanos Montecristo… sería bueno que nos hablaras más de eso. La Mano del muerto ha quedado bastante claro que fue de Dumas, hay un sitio que lo explica muy bien, ya lo buscaré y lo enlazaré por aquí mismo para curiosos. Yo si hubiera escrito solo El Conde… ya hubiera estado feliz, y sin embargo ¡escribió tanto!

  9. Pues yo no tenía ni idea.
    ¡Qué interesante Ade, y qué bien contado!
    Yo he visto unas cuántas adaptaciones cinematográficas, que confundo, pero reconozco que nunca he leído el libro.

  10. Ade, espero ese enlaces que dices. De todas las atribuciones y justificaciones que he leído de “la mano …” ninguna parecía ser definitiva (en el enlace que tu pones, por ejemplo, se la adjudican a Alfredo Hogan), por eso me interesar mucho el enlace que dices.
    Sobre lo de los habanos, ya lo sabes, “Lectura de tabaquería” en mi blog, :0)
    Un saludo

  11. Ade!, la realidad supera, en ocasiones a la ficción. Vamos a visitarte, de momento por delegación; una amiga nuestra se marcha a Cuba la próxima semana, para ver a unos familiares, y nos gustaría que (a ella le encantan las bibliotecas, librerías…), te llevara un ejemplar de el primer libro de El Guisante.
    Si te parece bien, nos mandas tu dirección (espero que sea en La Habana!!)
    Un saludo!

  12. ¡Qué buena historia, querida Adela!!!
    Aunque Dumas no será el primero ni el último que utiliza la historia para colgar sus cuadros, verdad?

  13. Espectacular entrada como siempre Ade. No sabía yo esto de que estaba basada en un caso real.
    Besitos,
    Ale.

  14. Una obra de tal magnitud y yo que todavía no la he leído. Tomaré el artículo como recomendación y la conseguiré en cuanto termine mis actuales derroteros literarios.
    Ya de por sí, el caso de Picaud me resulta interesante, así que calculo la novela, ese cuadro de Dumas, debe ser muy buena sostenida en semejante clavo 😀
    Saludos.

  15. adelita137

    Loque: tanto se ha hecho con este libro que si te lo leyeras, ¿qué crees? tendrías mucha tela por donde cortar para tus adaptaciones, jeje. No lo dejes pasar, es largo, pero vale la pena.

    Guisante: Pues ¡Bienvenida la representación del Guisante Verde en La Habana! Mi dirección:
    Calle 21 No. 913 entre 6 y 8
    Vedado
    Ciudad de la Habana
    Telf. 8335730
    Que no me puedo perder ese libro de regalo!!!!!!!!!

    Blogdelibros: Fiel como siempre, eh? exacto, son muchos escritores, pero solo los grandes trascienden, como Dumas.

    Bibliobulímica:
    ¿qué haces aquí? ¿No estabas de vacaciones? hummm, esto es un honor para Mi Librería, todavía no has llegado y te estás actualizando por aquí, eh? Espero muchas cosas nuevas en tu blog. Un abrazo.
    AD.

    lamujerquijote: pues pongamos el enlace a tu blog, para todo aquel que quiera saber más de los habanos Montecristo:
    http://yovivoenella.blogspot.com/2009/06/lectura-de-tabaqueria.html

    hielasangre: qué bueno verte por aquí! pues sí, no te pierdas esta novelona, muy entretenida y aunque uno haya pasado la edad juvenil (no sé tú, pero yo hace rato) resulta muy agradable su lectura. Nos vemos.

    Un abrazo a todos… y sigan viniendo a verme, que me gusta!!!!
    AD

  16. Pues está hecho…. 😀

    Un abrazo!!
    Roberto & Maribel

  17. Ade, te dejé unas preguntas en mi blog, si quieres responder algunas o todas… llégate.

  18. arturo casanova

    el ser humano crea desde su perspectiva grandes inventos y maquinas que no supliran el leer un buen libro.

  19. Genaro

    En la Rep. Dominicana existe un pueblo llamado Montecristi en la base de un cerro que parece emerger del océano Atlántico en la costa norte de la Hispaniola. Dumas lo conoció pues su abuela, esclava negra, nació en ese villorrio. De ahí lo de Montecristo.

  20. Hay algunos que se llenan de gloria con escapularios ajenos, porque en el portal de Alejandro Dumas hacen referencia de que las obras El conde de Montecristo y la Mano del Muerto le pertenecen a un escritor portugués de nombre ALFREDO
    HOGAN (1829-1865) de ser asi, porqué se las atribuyen a Dumas?

  21. Un libro infantil con una metáfora magistral donde A.Dumas camufló al personje real, y nunca fue un Zapatero, que es otra historia infantil, el personaje real del conde exisitíó y era nada más y nada menos que el rey del mundo en la sombra, de ahí el castillo de If donde solo iban la cupula de la élite francesa…..me parece patético que tras 150 años todavía nadie ose decir el nombre de a quien camufló Dumas tras su sátira metafórica total, tanto catedrático de literatura y filosofo para nada……

  22. Todas las obras literarias y ciencia fiction tienen una base real, ya me acuerdo de mi profesor de Introduccion a la Arquitectura, donde el nos decia no se preocupen por inventar, porque en realidad nada es inventado todo tiene base logica de una manera u otra! que significa que hassta cuando Colon llego a America el por estudios ya sabia que habian mas tieras desconocidas por algunos del viejo mundo. lo que pasa es que los que sabian el cmino nunca lo dieron a la luz porque ese era su medio de hacerse ricos!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s