Archivo de la categoría: COMENTARIOS

BIBs: mucho más que belleza.

Propuesta para futuros envíos de BIBs

Ya sabemos que BIBs es ese club de amigos que una vez decidió llamarse Blogueros de Incontestable Belleza,  para dar esa carga de humor que siempre buscamos en los post, aunque de libros se traten, y que logramos en los comentarios, tan ricos y divertidos. Creo que la idea definitiva del nombre fue de Homolibris, no sé. Hoy me doy cuenta que no es solo una broma: los miembros de BIBs  están cargados de belleza.

En la reunión que tuvieron en marzo, en Madrid,  decidieron hacer un envío de libros al otro lado del océano y fue elegida Mi Librería, privilegiadamente elegida por ellos. Me siento en las nubes y no sé qué escribir. Solo maldigo a los señores del correo de Cuba que tuvieron el atrevimiento de abrir el paquete y sustraer (será mejor decir robar) un exquisito pañuelo y el marcapáginas que identifica a BIBs. Como me dice Loquemeahorro en un correo: está claro que solo las cosas “sin valor” como los libros van a llegar. Llegaron los libros y una cartica manuscrita por un Guisante Verde. Nada mejor. Así que no voy a llorar, ya podré ir a buscarlos yo misma… ¿por qué no?

Por ahora, ¡a leer! , con la alegría de saber que un día, esos amigos míos decidieron ponerme una sonrisa en la cara… ¡y lo consiguieron!

Regalo de los Blogueros de incontestable Belleza

¡¡¡MIL GRACIAS!!!

Anuncios

13 comentarios

Archivado bajo COMENTARIOS, LIBROS PREFERIDOS

Almendrones… museo a cielo abierto.

Tenía el automóvil, que era lo importante.
Para trasladar algo hacen falta cuatro ruedas
y lo demás es secundario.

Lisandro Otero.
(escritor cubano)
Cuento: El Ford azul

Alguien dijo que Cuba era un verdadero museo rodante, cuando vio deambular por sus calles los vistosos ejemplares de Chevrolet, Buick, Cadillac, Dodge, Ford, Osmovile, Chrysler, Desoto y otros más, que fueron en los años 40 y 50, la marca de distinción para un status social acomodado.

Se sorprende el visitante con el estado de conservación de algunos y resulta inexplicable que aún circulen en la Cuba de hoy, cuyo trasfondo deteriorado de las fachadas, completa una visión digna de una máquina del tiempo.

¿Cómo llegaron hasta aquí estos vetustos autos? ¿Quienes los mantienen con vida? ¿Por qué sobrevivieron en Cuba estos “coches”, cuando el mundo se desvive por el auto del año? ¿Qué historias guardan tras sus anticuados pero elegantes diseños?

La necesidad es la madre de la invención, decía un viejo refrán, y quizás por ahí ande alguna respuesta perdida. Los de acá, apenas los vemos, convivimos con ellos sin reparar en lo extraño que resulta al visitante ese transitar sobre ruedas de casi seis décadas que nos separan de su tiempo. Hoy les rindo homenaje desde aquí, por  su afán de perdurar en la imagen de una isla que les debe mucho y que se empeña en no convertirlos en codiciadas piezas de coleccionistas.

Hay un interesante artículo por aquí  sobre los almendrones, que dicho sea de paso, deben su nombre a la forma ovalada y regordeta del fruto, similar a algunos modelos más viejos, y genéricamente ha devenido en nombre popular para cualquier auto anterior a 1959, aún con líneas más estilizadas. Todas las fotos las tomé en el 2010… ¿no me creen?

20 comentarios

Archivado bajo COMENTARIOS

Lo mejor de lo mejor… en la web. (6)

Tengo la necesidad imperiosa de compartir tantos posts buenos, leídos por ahí, en sitios y blogs , que decidí abrir esta categoría, aunque tengan que ver o no con libros-librerías-literatura-lectura y otros tags afines. Recomendaciones especiales de Mi Librería. (Ver la categoría)

LATROLA.

Aquí no solo hay fotos simpáticas, sino buen humor, y eso siempre se agradece. Llevan el sitio con una cuidadosa selección de imágenes, y la acompañan con un comentario acertado, inteligente y picaresco… buenos ingredientes para pasar un rato divertido.

Se actualiza con frecuencia, así que volvemos a él para sorprendernos siempre de este mundo tan caprichoso.

 

NO PUEDO CREER

Pues sí, créanlo. La creatividad es una cualidad inherente a los humanos, especialmente a aquellos inconformes que no se quedan de brazos cruzados si les “aprieta el zapato”.

Cuando estuve revisando este sitio, pensé que debía mostrárselo a mis lectores, cada uno elegirá su mejor invento, se reirá de otros y hasta habrá uno o una que pondrá en marcha su imaginación para hacer su aporte.  ¿Verdad, Loque?

 

KANELA Y LIMON

Siempre sigo los sitios de cocina… me gustan, qué le voy a hacer. Esta vez le toca a KyL, porque todas las recetas que hago de allí… ¡me salen bien!

Debe ser por la manera fácil de explicar los “paso a paso”, o por las fotos geniales que incluyen, el asunto es que cuando entren una vez… ¡ya! No les quedará más remedio que seguir visitándolo. Ya yo hice la Pizza real, los Hot dogs, el Quiche de mar, las Aceitunas envueltas, etc, etc, etc.

 

FLAME

Esta propuesta es fuera de serie. Un sitio para diseñadores, bien, pero también para, quienes como a mí, nos gusta eso de hacer nuestras propias “obras maestras”.

Registren un poco y descubran cuántas opciones tienen para dibujar, crear… visiten la galería y vean lo que la gente ha hecho. Yo he pasado un buen rato por aquí y con ayuda de mis “asesores particulares” he logrado imágenes con cierto grado de “dignidad”.

No le tengan miedo, arriesguense y prueben. Especial para Mork, él sabe.

5 comentarios

Archivado bajo COMENTARIOS, LO MEJOR EN LA WEB

“Loslibrosdeteresa” en Mi Librería.

   El amor junta los cetros con los cayados;
la grandeza con la bajeza;
hace posible lo imposible;
iguala diferentes estados
y viene a ser poderoso
como la muerte.

Cita de El Quijote.

No, no, Teresa está tranquila sentada en su preciosa  Ciudad Real,  pero su hermana Ana, tan parecida físicamente a ella, ha decidido dar una vueltecita por la Isla de Cuba, y ha tenido la gentileza de “desembarcar” unos minutos en Mi Librería, y para colmo de bienes llegó con las manos llenas… ¡de libros!

Muñoz Molina   ya lo conocía por sus novelas, que esporádicamente aparecen  por acá, pero sólo he leído Plenilunio, una obra que quizás no tenga tanto éxito como El Jinete polaco, pero que a mí me encantó por la manera profunda en que involucra el pensamiento de los personajes en el desarrollo de la acción y por la estructura de la obra, con reiterados flashback,  pero no solamente de pasajes ocurridos sino de conflictos emocionales. Me gustó, sin más. Así que me alegró mucho esta nueva propuesta de Teresa.

A  Paul Auster  estaba cansada de verlo en blogs amigos, todos hablan de él, y yo en la luna de Valencia, de la que ahora descenderé lentamente. Estoy muy entusiasmada con este libro: Brookling Follies. 

Almudena Grandes  también la conocía, pero no había leído nada de nada. Cierta vez tuve en mis manos Malena es un nombre de tango  pero de ahí no pasó.  Ahora, empaquetado como regalo muy preciado, como un delicado presente,  Teresa me obsequia El Corazón helado. Ya voy por la página trescientos y tanto, pero tiene más de mil, de manera que demoraré unos días más para saber el final. Lo que sí ya sé es por qué ella le dió un carácter especial, envolviéndolo aparte, insinuando un tesoro… ¡y es que lo es! Estoy tan atrapada en sus páginas que tuve que obligarme a hacer un alto para escribir esta reseña. No sé por qué me ha parecido que esta mujer tiene a sus espaldas la tradicional narrativa de Pérez Galdós, abarcadora y genial,  con un lenguaje singular, innovador y sorprendente. Lleva la trama con maestría…  y no digo más, ya tendré que hacer un post aparte para ella cuando termine.

Gracias Teresa, una vez más. Gracias, Ana. Les dejo una fotografía en Mi Librería. Aquí juntos: Leo, AD, Ana y su esposo.  Un nuevo encuentro de amigos, resultado feliz de este año de intercambios que nos ha unido en ese maravilloso Club de blogueros de incontestable belleza… ¿qué me dicen?

16 comentarios

Archivado bajo COMENTARIOS, LIBROS PREFERIDOS, LITERATURA UNIVERSAL

Autógrafos, dedicatorias…como piezas raras.

Dedico esta edición a mis enemigos,
que tanto me han ayudado en mi carrera.
Camilo José Cela 
La familia de Pascual Duarte

 Sé que muchas personas como Eva y Fenixidio conservarán para siempre esos libros que generosamente sus autores les dedicaron. Esas palabras breves estampadas en la portadilla atraparon minutos de intercambio con el autor, que ya les había regalado su talento con una literatura seguramente inolvidable.

Dedicado por el escritor Manuel Talens, en su libro Hijas de Eva, a Alberto Korda, reconocido fotógrafo cubano, ya fallecido.

Hay dedicatorias muy originales, y no me refiero a las impresas, que esas ya son parte del cuerpo de la obra, sino a las manuscritas,  las de puño y letra, las “para mí”, esas que inician con un nombre y solo uno. Les ilustro con una curiosa: la que el autor Manuel Talens le dedicara a Alberto Korda. Si aún con las referencias no le ven nada de interesante, piensen si no es raro que haya llegado hasta Mi Librería.

Siempre van acompañadas de las firmas. Tal como pintores cotizados, los autógrafos de algunos escritores se han vuelto piezas de coleccionistas y sus precios pueden remontarse a cifras inimaginables, como aquella de James Joyce, en una primera edición de Ulysses, que en una subasta newyorquina se remontó a la elegante cifra de 460 000 euros, en 2002.

Sueño con adquirir una firma de Hemingway, de Whitman, de Neruda, de Cortázar, de Lorca o Pérez Galdós…lástima que no pueda pensar en retenerlas como el tesoro que son, sino en el aporte que darían a la economía familiar.

Si tienes este ejemplar y además autografiado...

Busco, como todo librero, esos nombres famosos demandados en todas las épocas y he llegado a tener dedicatorias de escritores cubanos importantes como Nicolás Guillén, Alejo Carpentier, Lezama Lima, Eliseo Diego. Y los he vendido, con dolor de mi alma y alivio para mi bolsillo.

Cierta vez, en un lote por el que confieso no había pagado mucho, encontré en un libro, aparentemente insignificante, la firma de Fidel Castro. El resto de la historia ya la saben.

En otra ocasión tuve casualmente dos ejemplares del mismo libro de Dulce María Loynaz, con la curiosidad añadida que tenían veinte años de diferencia. Sus ochenta y tantos habían transformado ya en tembloroso el trazo, pero sus palabras seguían firmes e ingeniosas, lúcidas como su mente de mujer excepcional. Cuánto siento no haber guardado al menos una foto de testigo.

Eduardo Galeano dedicando uno de sus libros. Si hubiera sido a mi...

Por Mi Librería han pasado cientos de dedicatorias más personales, íntimas, algunas tan sentidas y amorosas que no me imagino cómo el destinatario tuvo el valor de desprenderse de ella. Entonces he pensado que la vida tuvo que torcerle los caminos a esas dos personas y trocó lo que en un momento pudo haber sido afecto o admiración. Quién sabe si el libro me fue vendido después de  un robo, una traición, una muerte.

Es que el autógrafo da al libro un valor añadido, una prueba de singularidad, lo convierte en pieza rara. Los libreros lo persiguen, los coleccionistas lo atesoran, los buenos lectores lo conservan con celo, los malos lo abandonan con indiferencia. Pero la historia de los libros les ha dado su espacio y su valor, como sello distintivo de un instante atrapado en el tiempo con letras irrepetibles.

Firmado por el editor de Le Livre d´Oro de Victor Hugo, París, 1883.

22 comentarios

Archivado bajo COMENTARIOS, LITERATURA UNIVERSAL

Cosas de niños

Esta entrada es para Maguna Matata,
quiero oir su risa desde lejos.

Tengo muy gratos recuerdos de los niños en la escuela, montones de anécdotas que a cada rato comento entre amigos para sonreir de las ocurrencias infantiles, tan frescas siempre, tan originales, tan simples.

Les cuento dos que tienen su escenario en la biblioteca escolar en la que trabajé y luego dos más que leí y quedaron gratamente grabadas en mi mente y que también surgen en el marco educativo.

Aprovecho para enlazar un cuento de Isaac Asimov: Cosas de niños, del que tomé el título prestado para el post. A él lo admiro no por sus novelas de ciencia ficción, sino por sus cuentos, que me parecen ingeniosos y siempre traen esa carga de humor que necesito para lanzarme al día con optimismo. No sé por qué, veo a Asimov como un niño grande jugando a hacer literatura.

Estaba experimentando con una nueva estrategia de animación a la lectura, y recuerdo que utilizaba un cuento en que tres hermanos escogían diferentes oficios. Esto me llevaba a jugar con los niños a decir y representar lo que  desearían ser cuando fueran grandes.
Recuerdo que tenía una visita importante, bibliotecarias y metodólogas de otros municipios habían venido a ver el encuentro. Todo marchaba de maravillas, los niños, muy motivados, querían ser, como se esperaba: médicos, maestros, arquitectos, cosmonautas… hasta que “saltó” el que tenía que dar la nota.

– ¿Qué serás tú cuando pase el tiempo?- dije, ingenua.

– Yo seré babalao.

Eso es a lo que yo llamo pura vocación, aunque otros insistan en la tradición familiar… y folklórica.

Me gustaba hacer adaptaciones de cuentos, incluso para los más pequeñitos. Escogía entonces algo sencillo, y esta vez fue Pollito Pito … ¿lo recuerdan?

– ¿Dónde vas Pollito Pito?
   ¿Dónde vas tan tempranito?

-El cielo se va a caer
  y el rey lo debe saber
  vamos de prisa
  a darle la noticia.

Y así, se repite un montón de veces porque aparecen nuevos personajes (cosa muy buena esta de la repetición en los cuentos para chiquiticos, les ejercita la memoria). Pero parece que el personaje de “mi” cuento estaba cansado el día de la puesta en escena. Sí, porque lo hacen con público, después de todo, para llevarse todo el aplauso. Y en medio de la más atenta audiencia, se acerca Gallo Fino y le dice a mi Pollito Pito:

– ¿Dónde vas, Pollito Frito?

Me imagino que “tan tempranito” no era precisamente a un restaurante a donde iba… ¿o era una visión de futuro que tuvo Gallo Fino?

Cuentan que en una guardería, jardín de la infancia o círculo infantil, como le llamamos por aquí, unos chiquitos desempeñaban roles de familia en una casita improvisada y diminuta que habían acondicionado para ellos. Varios padres se acercan sin ser vistos, para disfrutar del juego de sus hijos. Sonríen satisfechos, se enorgullecen de verlos desenvolverse con soltura. Pero a un papá se le ocurre decir, muy orondo:

-¡Ese es el mío!

Justo en ese momento, el pequeñito que había señalado, se dirige al falso refrigerador de cartón, lo abre y muy resuelto se vuelve y le pregunta a sus compañeritos:

– ¿Alguien quiere una cerveza?

Otro día les contaré sobre el papá avestruz.

En la escuela habían orientado a los niños que trajeran por escrito una autorización de los padres para cuidar un conejo, en caso de que su hijo saliera ganador en la rifa del día siguiente.

-Bueno, firmaré de todas formas, mi hijo no va a tener tanta suerte entre casi 40 alumnos, nunca ha ganado una rifa, no va a ser ahora que cargue con el dichoso conejo.

Al día siguiente por la tarde, el niño aparece con cara de fiesta en la casa, cargando por supuesto el animalito de marras.

-¿Pero cómo fue eso? ¿Cómo pudiste ganar el sorteo?

– No hubo sorteo , mamá, yo fui el único niño que llevó firmada la autorización… ¡y me gané el conejo!

Por eso digo que siempre hay que leer bien lo que se firma, que a cualquiera le dan gato por liebre… ¿o es al revés?

 Dejo abierto los comentarios para nuevas anécdotas infantiles que quieran compartir… ¿quién continúa?

14 comentarios

Archivado bajo COMENTARIOS, HUMOR DE LIBRERIAS

MI LIBRERIA en la Perla del Sur.

Cienfuegos es el nombre de esta ciudad marina que fundaron los franceses en el siglo XIX. Está situada en torno a la ancha bahía que comparte su nombre y eso le brinda una luminosidad singular, lo que unido al casi perfecto trazado de sus calles, hace la estancia muy agradable.

Allí estuve unos días, en plan guisante verde y he regresado con la decisión de volver. Es la tierra de mis padres, la misma que mi abuela canaria  pisó una vez y para siempre.

Unas cuantas fotos  dejan constancia de la arquitectura sorprendente que conserva, de la pulcritud de sus calles, de esa tranquilidad pueblerina que tanto le hace falta a un ajetreado habanero de vez en cuando.

Solo alcancé a desandar sus calles, contemplar el mar, esta vez desde un malecón que mira al sur y visitar el precioso Jardín Botánico, del que hice también una carpeta de fotografías  de aficionada, pero al regreso ya tengo planes concretos: una visita al Nicho, el lugar más hermoso de Cuba, matizado con cascadas que brotan desde las altas montañas del Escambray; un paseo en yate a los cayos cercanos, playa paradisíaca incluída; y una visita a Trinidad, ciudad vecina, eminentemente colonial.

Ya lo saben, en el centro de esta Isla, justo en la costa sur,  la ciudad de  Cienfuegos  amanece cada día para sorprender con su belleza singular, como una  auténtica perla preciosa.

Mi Librería estuvo allí… y ustedes también.

20 comentarios

Archivado bajo COMENTARIOS