Archivo de la etiqueta: colecciones

De bibliotecas, libros y lechuzas.

Búhos, lechuzas... símbolos de clarividencia y sabiduría.

Durante muchos años trabajé en bibliotecas. Una de ellas era una humilde biblioteca escolar y se me ocurrió pedirle a mi hijo adolescente que dibujara una lechuza sabihonda, con birrete y todo, para algún propósito que ahora no recuerdo. El dibujo me gustó tanto que se quedó mientras estuve y cargué con él cuando me fui. Es este:

 Lechuza de Eddie Leo

La lechuza es símbolo del conocimiento desde la antigüedad, es el ave que se le atribuye a Atenea, en la Grecia clásica, diosa de la sabiduría y la inteligencia. Incluso en las monedas atenienses en que aparecía la imagen de la diosa, tenía en su reverso una lechuza.

En muchas culturas, en fábulas y cuentos infantiles, se identifica al búho como un viejo sabio, con suficiente juicio como para tomar decisiones y resolver conflictos. Tal vez sus grandes ojos transmitan sensatez, confianza; otros advierten en su capacidad de ver en la oscuridad (ignorancia) una alegoría.

Con Harry Potter han regresado las lechuzas, recordémoslas entregando la mensajería en la escuela Hogwats y la lechuza  hermosamente blanca del protagonista. En el cuento La Espada en la piedra, de T.H. White, llevada al  cine por Walt Disney   en 1963, aparece Arquímedes, el búho sabio y cascarrabias del mago Merlín, con una evidente función de proporcionar cordura al mago.

Harry Potter y su lechuza blanca Hedwig

 Lo cierto es que tenía muchas razones para colocar una lechuza en mi biblioteca y por si fuera poco, la hice acompañar de un texto que no sé por qué puse en letras góticas. Decía así:

Desde épocas remotas, sus grandes ojos y su estampa altiva convirtieron a esta ave en el juez de todos los animales. Con birrete, toga, lentes y libros, apareció en la literatura brindando consejos y se convirtió en símbolo de sabiduría.
Por eso hoy acompaña a las bibliotecas en el interminable camino del conocimiento humano.

Una confesión: yo también tuve mi colección de lechuzas. Durante años, muchos amigos me obsequiaban una más. Y aunque ya pasé esa etapa romántica, algunas quedaron en los rincones de mis gavetas y de mi memoria.

La de la izquierda es venezolana, la de la derecha me la regaló estodevivir cuando vino de Barcelona.

Izquierda: Puerto Plata, Rep. Dominicana. Derecha: Nassau, Bahamas, me la trajo Leo.

Las dos pequeñas de la izquierda son de masa de pan, de Cayo Coco, Cuba. A la derecha arriba, es de cristal, de Costa Rica, la de abajo es de mármol.

Otra confesión: el día que tenga un sitio web que pueda diseñar a mi antojo, quisiera que una lechuza me lo cuidara mientras duerme mi PC… creo que se sentiría a gusto en Mi Librería.Tal vez hasta sea esa misma que mi hijo hizo en su adolescencia, retocada ahora por sus manos de diseñador gráfico.

Y una tercera y última confesión: ¡Me gustan las lechuzas!… Ah, ¿que ya se habían dado cuenta?…

Esta fue encargada a un escultor. Regalo de Leo.

Anuncios

28 comentarios

Archivado bajo COMENTARIOS