Archivo de la etiqueta: down 21

Síndrome Down… ¿iguales o diferentes?

YurimaAntes de nacer Yurima, ya sabía mi esposo que iba a ser su padrino. Todos esperábamos a la niña, la segunda del feliz matrimonio de unos amigos entrañables. Lo que no supimos antes, nos sobrecogió después: Yurima es Síndrome Down.

Al principio todo cambió. Tantas situaciones inesperadas irrumpieron de pronto en la vida de nuestros amigos que estuvieron a punto de desplomarse. Pero no fue así.

Hoy Yurima tiene casi tres años y cada vez que la veo me sorprende con sus progresos, sus travesuras, su cariño, su belleza y sobre todo, por encima de todo, su alegría. Hace un año participó en una tabla gimnástica en la Ciudad Deportiva y lució espléndida, de aquel día anda por ahí una foto de ella junto al bicampeón olímpico Alberto Juantorena.  Atrás quedó la tristeza de lo inesperado y hoy todos sonríen con nuevos derroteros. Yurima es feliz. 

Con su hermano Danielito

Su madre ha venido a mí para pedirme ayuda: ella quiere escribir su experiencia para compartirla. Me parece un privilegio poner mi mano en ese empeño.

Conozco muy pocas obras que tengan un personaje con SD.: un cuento de Almudena Grandes Los ojos rotos, dicen que una novela de Sthephen King… pero sí hay mucha información y mientras más leo, más me convenzo de que pueden llegar lejísimos. He consultado muchos textos desde entonces y quiero compartir algunas cosas breves,  como el saber que Pablo Pineda  ha logrado hacer una carrera y también la defensa desgarradora que hace José Sáez en su blog. Una visita obligada: el bellísimo sitio Diario de una chica con SD, recomendación especial de Mi Librería para la votación de 20 minutos.

Diario de una niña con síndrome dowm

Aquí van algunas reglas de oro que ofrece  la página   down21  para la educación de los niños con Síndrome Down. Pero léanlas bien y mediten…  ¿Sólo para los Síndrome Down? 

 REGLAS DE ORO PARA UNA EDUCACIÓN EFICAZ

 Conocer al niño en sus habilidades y posibilidades, y no tanto en sus limitaciones  y debilidades.
Aceptar al niño como es y no como quisiéramos que fuera. Ayudarle a mejorar, sin intentar cambiarle.
Confiar plenamente en que si actuamos bien, siempre es capaz de aprender y de progresar.
Valorar sus esfuerzos y sus logros, aunque parezcan pequeños.
Sancionar negativamente sólo las conductas. Respeto absoluto al niño, sin ningún tipo de condena o insulto a su persona.
Comparar al niño sólo consigo mismo, con sus propios avances. No utilizar nunca a otro niño como modelo o patrón.
Esperar cuanto sea preciso para conseguir un objetivo, participando activamente para lograrlo.
Estimular al niño con optimismo realista para que se esfuerce y logre metas alcanzables para él.
No hablar nunca delante del niño de sus fallos o problemas o de cualquier sensación o actitud negativa que él pueda provocar.
Evitar siempre la sobreprotección así como la exigencia excesiva, intentando adaptarse a la capacidad del niño y a su ritmo de aprendizaje.
Luchar personalmente cada día contra el desánimo, la desilusión, la desgana, la tristeza, rodeándose de personas que ayuden y realizando actividades gratificantes.
Pensar, cada día, que ese día es el primero de los que se tienen por delante y que sólo hay que esforzarse ese día. No lamentarse por el pasado, ni preocuparse por el futuro

¿No podrían apropiarse de ellas los padres de cualquier niño? ¿Qué demuestra esto?

Yurima y yo, hace dos añosQue son más las semejanzas que las diferencias …  y  hay que oir la carcajada alborotadora de esta Yurima cuando me abraza para entenderlo mejor.

Anuncios

27 comentarios

Archivado bajo COMENTARIOS