Archivo de la etiqueta: mitología

Nota al margen

Cuando a Varadero llegué
conocí la felicidad…
Benny Moré

A Varadero me voy...Me voy unos días de vacaciones a la hermosa playa de Varadero, regreso el 1ro. de junio. Así que no me verán por ahí, husmeando blogs amigos… pero cuando regrese, me pongo al día. Prometido.

Aprovecho para avisar que ya está on line el sitio del libro Catauro de seres míticos y legendarios de Cuba, tal como había prometido en la entrada de Los chichiricú: esos güijes fascinantes de la mitología cubana. No dejen de visitarlo, sobre todo para quien guste de leer leyendas. Y les dejé una entradita nueva… para que no me olviden.

¡Nos vemos pronto!

Mi Librería / ADE.

 

Anuncios

18 comentarios

Archivado bajo COMENTARIOS

Los chichiricú: esos güijes fascinantes de la mitología cubana.

Las mitologías pertenecen al acervo de la cultura universal,
por el arte hondo de su fuerza creadora.
Cuando el mito es bello, es arte.
Samuel Feijóo.

palmas cubanas, árbol nacionalNo hay que creer en ellos, ni siquiera cuestionarse su existencia para disfrutarlos. Cada pueblo tendrá los suyos porque son fruto de la imaginación del hombre y abundan por el mundo en mil formas diferentes, enriqueciendo la mitología ancestral. Pero en Cuba conviven con la gente, especialmente en el campo y cualquier guajiro puede estar horas contando historias.

la leyenda de Matías PérezUno de los libros que más he vendido en Mi Librería es precisamente Mitología cubana, de Samuel Feijóo, un hombre que dedicó su vida a recopilar cuentos, leyendas, refranes, dichos y otras manifestaciones de la sabiduría popular cubana. También fue poeta, pintor, periodista, y hasta un poco de locura hubo al final de la vida de ese gran estudioso.

majáHe revisado el Catauro de seres míticos y legendarios de Cuba   y tropecé con  muchos personajes mitológicos: damas con guadaña, vampiros, cagüeiros, babujales, aparecidos, indias que se transforman. Hay leyendas tan ingeniosas y ocurrentes que se convierten en riquísima lectura: La dama de blanco, La Luz de Yara, Madre de agua, La Leyenda del guajiro del café, La Muerta viva, Matías Pérez…

güijeMis preferidos son los güijes, esos seres fantásticos que aparecen en los ríos y lagunas de nuestra isla, ellos son la versión tropical del duende europeo. Siempre se les identificó con la imagen de negritos malvados, peludos y peligrosos.Pero hay otro tipo de güijes que son los chichiricú. Estos son calvos y aparecen muy bien descritos por Fernando Ortiz, uno de nuestros etnólogos más importantes.

…duendes atrevidos que apenas caía la noche salían a mortificar a las gentes perdidas en la lobreguez. No mataban ni herían a los pasantes: más traviesos que malévolos, se contentaban con burlarse de sus víctimas, asustándolas o dándoles broma. Tales eran los chichiricú, dos genios negritos venidos de la Costa de Guinea. Eran hombre y mujer, siempre emparejados y en cueros vivos. Salían siempre juntos a empresas de travesuras, retozando con los infieles extraviados…

chichiricúEn los años 80, el libro Los Chichiricú del charco de la Jícara, de la cubana Julia Calzadilla  obtuvo el premio Casa de las Américas. Este libro es precioso, narra el paseo de dos chichiricú por la isla, adaptando sus travesuras y andanzas al nivel infantil. Su título sonoro siempre me pareció atractivo y las ilustraciones de Fabelo son sencillamente deliciosas.

pezEstoy más apegada al libro porque hace un montón de años que lo compré en una visita de trabajo a la biblioteca municipal del pueblo de Maisí. ¿Saben dónde está? en el extremo más oriental de la isla, un lugar de difícil acceso y con unas vistas al mar inolvidables. Pues allí llegué y en una pequeña librería vi el libro y lo compré. Nunca más lo he vuelto a ver, ni siquiera en otra edición, aunque sé que las hay. Cosas que pasan.

Isla de Cuba.

Pues para no dejarlos con la boca hecha agua, ahí va un fragmento breve, para los amantes de la literatura infantil y la fantasía.

Los Chichiricú del charco de la JícaraDE CUANDO QUERÍAN QUE LLOVIESE

Una mañana, los chichiricú querían que lloviese.
Y ella le dijo a él que cogiera una regadera y llenara las nubes de agua fría.
Y él le dijo a ella que era mejor colgar un latón de la  palma más alta.
Y ella le volvió a decir lo de la regadera.
Y él volvió a decirle lo del latón.
Y así estuvieron largo rato, hasta que ella se salió con la suya.
Entonces él le dijo que si ella hubiese sido una fruta sería mandarina, porque constantemente quería estar dándole órdenes.
Pero ella lo abrazó suavemente y le sopló con cariño la nariz, que así es como besan los duendes.

Ahora que han leído esto, ya están advertidos: si andan cerca de un río de noche y el aire se llena de burbujas y sienten un sonido como el chiquichiquichá de las maracas es que hay algún chichiricú que se prepara para su próxima travesura. Después no digan que no les avisé.café cubano para los amigos que lean este blog

Viñetas: Eddie Leo Padrón, tomadas del  Catauro de seres míticos y legendarios en Cuba.
Mapa: Diana Padrón de la Torre.

22 comentarios

Archivado bajo LIBROS PREFERIDOS, LITERATURA CUBANA, LITERATURA INFANTIL