Señales de vida

otra

A punto casi de cumplir tres años sin aparecer en mi querido blog, vuelvo a la carga.

No me quedaré en esta casa que tan buenos momentos me dio: el placer de generar ideas y verlas salir a la luz, la sensación de aportar algo a otras personas, las fieles amistades cibernéticas , las buenas lecturas en blogs amigos, los libros que me hicieron llegar, las habilidades que alcancé en este mundo informático que nos come por una pata… fue mucho bien el que me hizo…pero no. Ya cambiaron las circunstancias, ya Mi Librería no existe, ya vivo en otro país, ya muchas cosas quedaron atrás y es hora de poner nuevos puntos de partida, porque aunque los años me hayan caído con alevosía, no me doy por vencida.

Paso por aquí solo para invitarlos a mi nuevo blog: Vivir en Florida. Ojalá me encuentre con aquellas voces que escuchaba antes…ojalá encuentre nuevas personas que me acompañen…ojalá les guste.

La invitación está en pie.

Los saludo de nuevo, los aprecio.

Adela

1 comentario

Archivado bajo COMENTARIOS

Libros de chocolate

“El chocolate hace renacer la vida,
es el disfrute total de los sentidos”.

Nos conocimos precisamente aquí, en Coppelia, la Catedral del helado, un día de esos en que uno no sabe si cuando termine la merienda va a perderse calle arriba o calle abajo. Vino hasta mi mesa, y murmurando “con permiso” se instaló en la silla de enfrente con sus bolsas, carteras, paraguas, rollos de papel y la copa de helado. Le eché una ojeada: no había que ser muy sagaz para ver de qué pata cojeaba; y habiendo chocolate, había pedido fresa.

Acaban de leer uno de los párrafos iniciales del cuento El lobo, el bosque y el hombre nuevo, de Senel Paz, sobre el que se hizo la emblemática película cubana Fresa y chocolate. Aquí los sabores representan las inclinaciones sexuales de los protagonistas (fresa: homosexualidad; chocolate: hombre, macho, varón a toda costa),  pero en ese contraste no solo aparecen sus diferencias externas,  es historia de prejuicios, rechazos, redescubrimientos, enfrentamientos, amistad, pasión… ya veremos cómo termina.

Lo cierto es que el CHOCOLATE, así con mayúscula (y si pudiera le pondría una corona), también tiene su espacio en la literatura, y que conste, es lo suficientemente grande para abarcar montones de libros.

El primero que me vino a la mente fue Como agua para chocolate, de Laura Esquivel, del que ya les conté un día  que guardo con especial cariño porque me lo regaló mi prima Maguie  (estodevivir), a quien por cierto, no le gusta el chocolate, creo que es un defecto físico, la pobre. En el libro de la escritora mexicana, el refrán que le  da el título significa el punto exacto de estallar, ya sea de rabia o de pasión, pero bien podría simbolizar todo el ambiente sensual en que está envuelta la novela, historia mágica donde  la gastronomía juega un importante papel.

Luego pensé en un libro infantil que llevan todos los cubanos en su memoria: La Flauta de chocolate, de la querida Dora Alonso, que también conocen de un post anterior. Aquí decir chocolate es decir, alegría, divertimento, recuerdo infantil. Y son muchos los libros para niños en que el dulce sabor es protagonista, recuerden a  Roald Dahl y su exitosa novela Charlie y la fábrica de chocolate, que Tim Burton llevó muy bien a la pantalla grande.

A partir de ahí tuve que hurgar un poco más en mi memoria y recordé la película donde Juliette Binoche atrapaba a medio pueblo con sus seductoras tazas de chocolate, sus bombones… yo hubiera sido la primera en caer, lo confieso.  Ese filme tuvo su génesis en la novela  Chocolate, de Joanne Harris, donde el producto  ayuda a transformar la vida de las personas, las vuelve optimistas, alegres, es el dulce  pretexto para llegar a los demás. Y le funciona, ya lo creo.

Pensé  en América, tierra de donde partió el sabor amargo del chocolate, endulzado luego por manos españolas, difundido a Italia y Francia posteriormente, según he leido.  Los hombres que le sacan a la tierra el fruto venerado están pintados en todos sus matices, en la novela Cacao, del brasileño Jorge Amado, sí, el mismo de la famosa Gabriela, clavo y canela. Pero hay más, una novela de igual nombre Cacao, de Michele Kahn narra cómo llegó a Europa el americano chocolate, una trayectoria llena de visicitudes, contada a través de una familia de origen judío, basada en hechos reales.

Entonces empecé a buscar  por aquí y por allá (léase libreros y web) y tropecé con una avalancha de títulos, recetas, diseños, películas… y en lugar de decantar e ir a lo que me interesaba, me he pasado dos o tres días deleitándome en este dulce mundo del chocolate, tanto, que sin darme cuenta he aumentado casi cinco kilos (¿o serían los bombones del 14 de febrero?). Y por aquello de que me cuesta quedarme callada, les tengo que comentar que entre lo que más me gustó, aparte de los libros, claro está, fue el diseño del arquitecto  brasileño Oscar Niemeyer para una nueva caja de chocolates  y las recetas del Libro de oro. También descubrí las virtudes del chocolate, algo a tener en cuenta al  comenzar la próxima dieta. Hay más, pero volvamos a la literatura.

Aquí los nuevos, de los que no tenía idea alguna:

CHOCOLATE CON LLUVIA
Autor: Alice Vieira

LA TAZA DE CHOCOLATE
Autor: Héctor Palacios 

MI PLANETA DE CHOCOLATE
Autor: Manuel Cortés Blanco

CHOCOLATE CON VENENO
Autor: Desiderio Vaquerizo

BLOOD AND CHOCOLATE
En español se editó con el nombre: La Marca del lobo.
Autor: Annette Curtis Klause.

A estas alturas, solo he buscado títulos, porque si vamos a los textos que describen el delicioso elixir de los dioses (ya sé que hay unos cuantos que quieren llevarse ese título, pero para mí, no hay otro) entonces la lista sería interminable. Por solo mencionar uno, vamos a degustar la descripción de Muriel Barbery en su libro Rapsodia Gourmet:

http://fabsfood.blogspot.com/2011/01/mini-cupcakes-de-cacao-y-haba-tonka.html¡Las magdalenas al cacao Tonka o el arte del escorzo insolente! Sería insultante creer que  un postre de Marquet pudiera contentarse con arrojar en un plato unas pocas magdalenas raquíticas espolvoreadas de pepitas de chocolate. El panecillo era un mero pretexto, era un himno, un cántico ferviente a lo dulce, ornado con su capa de cacao, que se fundía en la boca y en el que, el frenesí de la masa, la fruta confitada, el azúcar glas, las crepes, el chocolate, el sambayón, las frutas rojas, los helados y los sorbetes se saboreaba una declinación progresiva de calor y frío en mi lengua experta, chasqueando con compulsiva satisfacción, danzaba la giga endiablada de los bailes de gran alborozo.

Ustedes alégrense de que yo no sé escribir como ella, de lo contrario, esta entrada hubiera sido infinita. En fin, que le debía unas letras al chocolate, porque me ha hecho pasar ratos deliciosos, porque me endulza el alma y me apasiona , porque me calma,  porque me salva. Es así, no puedo dejarlo pasar.

¡Ah! ¿Que cómo termina Fresa y chocolate? Mi Librería recomienda  que vean la película  si no tienen el libro, pero bueno, para los más ansiosos, ahí va:

Y quise cerrar el capítulo agradeciéndole a Diego, de algún modo, todo lo que había hecho por mí, y lo hice viniendo al Coppelia y pidiendo un helado como éste. Porque había chocolate, pero pedí fresa. 

21 comentarios

Archivado bajo COMENTARIOS, LITERATURA UNIVERSAL

GAZAPOTECA

El único hombre
que no se equivoca,
es el que nunca hace nada.

Cambian tanto las fiestas que uno ya no sabe donde ubicarlas. Tomado del blog de Javi Moya

 

Vuelvo con la GAZAPOTECA, que me divierte. Aprovecho para recordar a todos los que encuentren gazapos en este blog que están libres de sacarlos a la luz,  sin ningún temor, ya nos reiremos de ellos también.

Hoy comienzo con dos recomendaciones de gazapoteros:  un blog que descubrí hace poco y que es semejante a Pifias y gazapos  pero no lo es. Se llama  El blog de Don Abel ,  parece ser colombiano y confieso que he pasado un buen rato con sus fotos y comentarios, así que  al que le guste el tema, que se acerque. El segundo no tiene desperdicio, la sección de recortes de prensa del blog de un tal Javi Moya, que anda perdido y no actualiza pero es tan ocurrente como perpicaz, así que vale la pena. Aquí les ilustré con dos botones de muestra.

El aviso nos recomienda no bajar a la vía trenes en movimiento, se deben bajar quietecitos: Un punto resuelve la confusión: No bajar a la vía. Trenes en movimiento. Tomado del blog de Don Abel

Tengo dos nuevas perlas de la prensa nacional: la primera fue publicada en el periódico Juventud Rebelde . Dice:

 Mi Librería : Denoto que hay un error aquí pero solo de pensar en las detonaciones de aquel día me he quedado un poco sorda.  ¿O será que las FAR no querían molestar a la población ni con la palabra escrita?

La segunda viene de su colega Granma, en su sección Hilo directo:

 

Mi Librería Solo en cinco renglones Costa de Marfil dejó de ser el  primer productor del mundo de café y cacao para convertirse así, inesperadamente, en el decimosegundo productor mundial. ¡Vaya astucia política! Aunque no sé por qué me parece que eso de asfixiar económicamente a su rival no dio buen resultado.

Por último, una de la web. Ya sé que aquí la gente es menos cuidadosa, pero no debe ser así, de manera que cayeron en la Gazapoteca.

Mi Librería: Eso me parece una generosidad de WordPress, teniendo en cuenta que los pobres fotógrafos son regalados, les han dedicado siete themes para ellos solitos… ¿ les cobrarán algo o…?

¡Un momento, que hay más! Ante la duda, decidieron aclarar en la misma entrada:

Mi Librería: ¡Ah, si son gratis los temas, digo los themes, qué bien!. Pero mejor que no se hubiera enrollado con esta aclaración porque veo que ahora andan regalando una r a los fotógrafos gratis. Que son generosos los de WordPress…

Y yo me voy, porque detono que la producción de cacao no será muy buena para los fotógrafos gratis que anden por ahí, cazando gazapos.

6 comentarios

Archivado bajo GAZAPOTECA

Lo mejor de lo mejor…en la web (7)

Tengo la necesidad imperiosa de compartir tantos posts buenos, leídos por ahí, en sitios y blogs , que decidí abrir esta categoría, aunque tengan que ver o no con libros-librerías-literatura-lectura y otros tags afines. Recomendaciones especiales de Mi Librería. (Ver la categoría)

Pero esta vez, celebrando mi segundo cumpleblog, haré algo especial: todos los sitios sugeridos son de Cuba. He tratado de seleccionar de diferentes temas, para ver si, como lingote de oro, le caigo bien a todo el mundo. Espero que descubran nuevos aristas de mi controvertido país y que saquen sus propias conclusiones.

HUMOR
Humor cubano

He reido mil veces con estos espectáculos de los humoristas cubanos, quizás no entiendan algún chiste por ser un poco locales, pero van a disfrutarlos, imagínense que los cubanos son así, eternos jodedores bromistas.

FOTOGRAFIA
FotoCuba

Seguramente han visto muchísimas fotografías de la Isla en promociones de viajes, pero las fotos de Reno Massola son otra cosa y no van a pasar inadvertidas.
Les sugiero que se detengan  un segundo en las que realizó especialmente al New York City Ballet. Formidables.

 

MÚSICA
El Taburete

El Taburete es una silla que se usa en el campo cubano, hecha de madera y cuero de animal, tiene la peculiaridad de ser muy cómoda y fuerte por lo que se estila recostarla a la pared y así inclinada, disfrutar un cafecito o una buena conversación. Me imagino que los hacedores de este blog quieren que tomen asiento y disfruten de sus comentarios, fundamentalmente de música cubana,pero también van a encontrar reseñas de arte y de la vida en la Isla. Tómense un “diez” y entren sin pena.

LITERATURA
La Jiribilla

Conocí esta revista en su edición de papel por sus diseños, era cuando mi hijo estudiaba esa carrera y esos dibujos locos que presentaban para mí eran funestos, luego empecé a apreciar su intención y su manera aguda de llegar al público joven, a quien está dirigida la revista. Registren bien esta página que puede ser un punto referencial para conocer la cultura cubana de alto vuelo. No dejen de visitar la página de El Cuento, cuando tengan tiempo de leer, que nadie les diga que no saben nada de literatura cubana.

INFANTIL
Zunzún

Así se llama una revista para niños, que se supera en su versión digital. Es muy conocida, lleva  años en circulación, en ella han dejado su huella escritores muy significativos en la literatura infantil, como Anisia Miranda, Dora alonso y Nersys Felipe.
No se pierdan la sección para curiosos, compártanla con sus niños, vale la pena.

 

Ah, y no me pidan de política o de la situación actual o de cómo nos las arreglamos los cubanos, no quiero estropear esta hermosa mañana azul.

9 comentarios

Archivado bajo LO MEJOR EN LA WEB

Las Muchachas de La Habana

He elegido el título con toda intención de atrapar lectores, pues hace más de un mes ando alejada de mi querido blog y necesito acercar de nuevo a mis fieles con este encabezamiento sensual y llamativo.
Pero es solo en broma, mi verdadero propósito es comentar un libro editado en el 2004, y reeditado recientemente, llamado así: Las Muchachas de La Habana no tienen temor de Dios, de la investigadora Luisa Campuzano, y a partir de él presentarles  algunas voces femeninas que prestigian la literatura cubana.
Les recomiendo el libro porque explora seria y críticamente los textos femeninos desde el siglo XVIII hasta el XXI, con la sabiduría que esta profesora universitaria, importante y reconocida intelectual, encara el tema tan controvertido de la mujer. Me gusta su enfoque, su punto de vista, Campuzano no cae en el tan manido feminismo barato, sino que nos revela a la mujer en toda su dimensión, no la que esgrime culpas, sino la que, aún a codazos, buscó el lugar merecido. Ella induce un serio acotejo de posiciones, no se lamenta, busca soluciones y hace caminos nuevos.
Escuchemos su propia voz:

…hace falta sobre todo intentar salirse de la embriaguez, del aturdimiento de la gran fiesta y repensarse, reflexionar sobre nosotras mismas, para recuperar de algún modo en nuestro pasado, en lo que de él salva y proyecta la selectiva memoria, un atisbo, una guía para el futuro.

Y no diré más, pues nada aportaré después de ella. Quiero presentarles algunos fragmentos con el fin de que conozcan a esas atrevidas muchachas de La Habana, irreverentes y audaces, que no temen a Dios, sea el año que sea.

GERTRUDIS GÓMEZ DE AVELLANEDA
 (1814-1863 )
Novela: Sab

Bajo este cielo de fuego el esclavo casi desnudo trabaja toda la mañana sin descanso, y a la hora terrible del mediodía,  jadeando,  abrumado bajo el peso de la leña y de la caña que conduce sobre sus espaldas, y abrasado por los rayos del sol que tuesta su cutis, llega el infeliz a gozar todos los placeres que tiene para él la vida: dos horas de sueño y una escaza ración. Cuando la noche viene con sus brisas y sus sombras a consolar a la tierra abrasada, y toda la naturaleza descansa, el esclavo va a regar con su sudor y con sus lágrimas al recinto donde la noche no tiene sombras, ni la brisa frescura: porque allí el fuego de la leña ha sustituido al fuego del sol, y el infeliz negro, girando sin cesar en torno a la máquina que arranca a la caña su dulce jugo, y de las calderas de metal en las que este jugo se convierte en miel a la acción del fuego, ve pasar horas tras horas, y el sol que torna le encuentra todavía allí… ¡Ah, sí!, es un cruel espectáculo la vista de la humanidad degradada, de hombres convertidos en brutos, que llevan en su frente la marca de la esclavitud y en su alma la desesperación del infierno.

 DULCE MARÍA LOYNAZ
(1902-1997)
Novela: Jardín

Bárbara ha recogido los pedazos de algunas cartas rotas y los va clavando con alfileres sobre el peluche azul que cubre la mesa. Cortado el vuelo, quedan allí sujetos al tedio de la horas, como si fueran mariposas muertas.
Hay mariposas desteñidas, y otras repiten el color de sus hermanas; pero todas dejan adivinar la selva obscura que un día traspasaron con sus alas, aquellas alas de papel tan leves, cargadas, sin embargo, de tempestad…
Bárbara las clava al azar, y al azar va leyendo su historia torva y monótona, con párrafos cambiados y lagunas que nadie podría llenar ya nunca, por donde el corazón salta de prisa con miedo de caer o de perderse…
Y Bárbara lee en esta clara tarde de septiembre, asiste silenciosa a este lento desangrar del alma, mientras las mariposas vivas vuelan fuera.

MAYRA MONTERO
(n.1952)
Novela: Son de almendra

Anastasia murió acribillado en el Park Sheraton de Nueva York, en Séptima con 55, sobre un triste sillón de barbería, donde quedó con la cara aún embarrada de espuma, como un pastel a medio decorar. La noticia llegó por teletipo al periódico. No se suponía que me importara, porque mi trabajo, desde hacía año y medio y quién sabe por cuánto tiempo aún, era el de entrevistar artistas: cantantes, bailarinas, comediantes. Los comediantes, por lo general, son presumidos con muy mal carácter. No me gustaba lo que hacía, detestaba ese tipo de periodismo ligero, pero no había tenido alternativa cuando empecé a trabajar en el Diario de la Marina, recomendado por un amigo de mi padre. Todas las plazas que hubiera preferido estaban ya cubiertas, y sólo necesitaba algún estúpido que se sintiera feliz de averiguar qué nuevos planes calentaba la cabecita hueca de Gilda Magdalena, la más rubia de nuestras vedettes; o de qué harén se había escapado Kirna Moor, bailarina turca que arrasaba en las noches del Sans Souci; o de qué orquesta se hacía acompañar Renato Carosone, payaso italiano que cantaba la absurda canción que no paraban de poner por radio: Marcelino Pan y Vino.

ENA LUCÍA PORTELA
(n.1972)
 Novela en preparación: Los delincuentes como nosotros.
 
 A veces me pregunto si este nené tan brillante –e imaginativo– no será virgen aún. Ya sé que no es asunto mío, pero de todos modos me lo pregunto. Más delgaducho que su padre, pero también más alto y con una larga melena plateada por las canas, el chama tiene su swing. Pienso que podría gustarle a cualquier muchacha, cómo no. Pero no hay más que verlo de lleno en su salsa, atornillado a una silla frente a su computadora («pega’o con Kola Loka», dice Manolín), cometiendo delitos informáticos a mansalva, riéndose por lo bajo en una onda de lo más luciferina o mascullando terribles amenazas en algún idioma que sólo él entiende, para vislumbrar el titánico esfuerzo que le costaría a cualquier muchacha, incluso a una muy bonita y arrolladoramente sexy, arrancarlo de ahí por un ratico. Porque tal parece como si la vida real, la que transcurre fuera del ciberespacio, le resultara inodora, incolora e insípida, más soporífera que el Noticiero Nacional de la TVC, que ya es decir.

   

Espero que alguna de estas muchachas los lleve de la mano hasta la librería más cercana, o quizás desde  aquí mismo, a golpe de tecla,  lleguen  hasta Amazon, Popularlibros, Casa del libro, Priceminister… qué sé yo.

16 comentarios

Archivado bajo LITERATURA CUBANA

Coctelería Cubana… para leer y probar.

Mi Daiquirí en el Floridita,
mi Mojito en la Bodeguita.

Ernest Hemingway

A petición de fiestaenlacocina, hago este post.

Y por puro deleite, además, porque Mi Librería no puede obviar tanta bibliografía alcohólica que por ahí se pasea, ni vamos a dejar de compartir esos cocteles cubanos que hoy gozan de fama internacional y que tan oportunos resultan para amenizar la tarde.

El ron cubano es una carta de triunfo, lo confirman su aceptación y su prestigio, especialmente su líder indiscutible, el Havana Club. Con él se preparan deliciosos cocteles que estimulan la cordialidad humana, como diría el experto Fernando G. Campoamor en su librito Coctelería cubana: 100 recetas con ron.

Del mismo autor hay otro libro muy interesante: El Hijo alegre de la caña de azúcar: biografía del ron, del que hacía mucho tiempo quería conversar. En él hay mucha historia, pues la existencia del ron depende, como todos sabemos, del azúcar y esa, blanca o negra, cruda o refinada, libre o esclava, ha marcado esta Isla desde los tiempos de la colonia y fue centro de la economía por siglos, por tanto,  influyó decisivamente en la vida cultural del cubano.

Tantas anécdotas hay detrás de cada coctel, tantos personajes y remembranzas, que tuvo la literatura que sacarla del bar y ocuparse de su permanencia. No hay libro de cocina cubana que no dedique un capítulo entero a la coctelería. Son libros buscados, añorados, conservados con celo de coleccionistas.

Bueno sería que no se dejaran engañar con mezclas falsas, por eso hoy, los que visiten Mi Librería, se irán con las recetas originales de los mejores diez cocteles cubanos.

DAIQUIRÍ
(el preferido de Hemingway, lean su historia aquí)

En la batidora:
1/2 cdta. de azúcar
1/4 onza de jugo de limón
gotas de marrasquino
1 1/2 onzas de ron blanco
hielo frapé
Batir bien y servir en una copa de champán.


CUBA LIBRE

En un vaso de jaibol (de 8 onzas):
1 1/2 onzas de ron blanco
Colocar cubos de hielo.
Completar con refresco de cola
Añadir gotas de limón
Revolver.


MOJITO

En un vaso de jaibol:
1/2 cdta. de azúcar
1/4 onza de jugo de limón
Diluir bien con un poquito de agua de soda.
Añadir hojas de yerbabuena y machacar el tallo (sin dañar las hojas)
para que suelte el jugo.
Cubos de hielo.
Agregar 1 1/2 onas de ron blanco.
Llenar el vaso con agua de soda y revolver.
Adornar con hojas de yerbabuena.


PRESIDENTE

En la coctelera:
1/2 onza de vermouth rojo
1 1/2 onza de ron blanco
gotas de granadina
Trozos de hielo.
Retorcer sobre la copa una cáscara de naranja para que suelte el aceite.
Adornar con la cáscar y una cereza.


RON COLLINS

En un vaso alto de jaibol:
1/2 cdta. de azúcar
1/4 onza de jugo de limón
Diluir bien.
1 1/2 onza de ron blanco
Llenar el vaso con agua de soda y revolver.
Adornar con una rodaja de limón y una cereza.

 

MARY PICKFORD

 En la coctelera:
1 1/2 onza de jugo de piña
1 1/2 onza de ron blanco
1 cdta. de marrasquino
Trozos de hielo
Batir a mano y servir colado en una copa de coctel.
Adornar con una rodaja de piña.

 

ISLA DE PINOS

En la coctelera:
Cubos de hielo
1 1/2 onzas de ron blanco
3 onzas de jugo de toronja
Revolver y servir colado
en una copa de coctel.

 

MULATA

En la batidora:
1/4 onza de jugo de limón
1 1/2 onzas de ron AÑEJO
1/2 onza de crema de cacao.
Una buena cantidad de hielo frappé.
Batir bien y servir
en una copa de champán.

 

SAOCO

En un vaso alto de jaibol o
preferiblemente en el envase
natural del coco:

2 onzas de ron blanco
4 onzas de agua de coco
Cubos de hielo
Revolver y servir con absorvente.


CUBANITO

En un vaso de 10 onzas:
1 ½ onza de ron Havana Club Añejo Blanco
½ onza de jugo de limón
5 onzas de jugo de tomate
1 cucharadita de salsa inglesa
Hielo
Salsa picante
Sal
Adornar con una rodaja de limón

Sean cuidadosos con las medidas, porque como dice Campoamor:  en ese punto no cabe creatividad sin el peligro de malograr el sabor y el cuerpo de la bebida que se eligió, por ejemplo, si en lugar de agregar marrasquino al Mary Pickford, le añadimos granadina, lo que tenemos es un Havana Special… ¡y aquí es donde el libro se hace imprescindible!

 Les dejo de tarea para la casa la deliciosa Piña colada, el Habana Libre y el espectacular Bellomonte.

¡Salud!

 

29 comentarios

Archivado bajo COMENTARIOS, LITERATURA CUBANA, LITERATURA UNIVERSAL

Islas de papel.

Nos seduce la idea de pisar tierra de nadie, alejarnos del escenario que nos acoje por años, mundano y continental, y entregarnos a la fascinación que nos ofrece una isla paradisíaca,convertidos en conquistadores y a la vez conquistados por sus tintes desbordantes, sus misterios por descubrir, sus aventuras fabulosas detrás de cada recoveco.
Será que el hombre sueña con lo extraordinario y cree que la soledad de la isla se lo ofrece. Rodeada de mar, puede ser un día prisión y libertad, soledad y plenitud, silencio y alborozo, peligro y paz. Y, como mujer inconstante, es quizás en esa ambivalencia donde radica su encanto.
Yo vivo en una isla grande, la mayor de las Antillas, y siento esa peculiar insularidad que nos condena a la nostalgia cuando pisamos el continente. Pretendemos los isleños ser diferentes por esa condición de desarraigo en tierra firme, pero para bien de los otros, amanecemos siempre con la risa limpia que nos arranca el mar, rodeando nuestro día de su optimismo azul y persistente.
La literatura universal no se ha privado del misterio y las posibilidades creativas que ofrecen las islas, y como no le bastó al hombre lo que la naturaleza le regaló generosamente, tuvo que inventar las suyas propias, acomodándolas a su gusto. Naveguemos hoy por el inmenso mar de letras que inundan nuestras bibliotecas y hagamos escala en algunas islas imaginarias inmortalizadas en la geografía de los libros.

NUBLAR

Esta isla es fruto del ingenio de Michael Crichton, la puso a 120 millas de Costa Rica y en ella colocó nada más y nada menos que su conocido Parque Jurásico.
El clima tropical, las selvas densas, dos ríos atravesándola, todo bien combinado para el buen vivir de unos dinosaurios que el cine se encargó de inmortalizar. Hay otros títulos de este autor que me gustan más, pero como hemos dicho otras veces, cada libro tiene su lector… y a mí me gusta la isla.

SAREK

Creada por Maurice Leblanc, para su novela La Isla de los treinta ataúdes.  Los hechos ocurren en 1917, en una supuesta isla cercana a las costas de Bretaña.  La joven protagonista recibe la noticia de que su marido, de quién no sabe hace catorce años (esto me intriga mucho más), ha muerto misteriosamente en la isla. Ella va y allí se queda para siempre. Para quien guste del suspense, las profecías y el misterio bien dosificado, no renuncie a esta visita a la isla Sarek, donde el terror supersticioso de sus habitantes pueden convencernos de que realmente existió, aunque algunos piensan que realmente Leblanc fantaseó invirtiendo la real isla Sark.

NÚMENOR

Isla ficticia de J.R.Tolkien, aparece en El Señor de los anillos, donde es considerada el más importante reino de los hombres de Arda. La isla de Númenor fue formada bruscamente como una estrella de cinco-puntas.  En el centro de la isla estaba la montaña Meneltarma (el pilar del cielo). La ciudad de los reyes era Armenelos en el sudoeste al pie de las colinas. Según consultas hechas, Númeror es destruída y tragada por el mar: la isla había alcanzado tal grandeza que sus reyes se volvieron vanidosos y provocaron guerras que terminaron en su desaparición.

CASPAK

Es la antecesora de Nublar. Sí,  ya existía una isla semejante en la trilogía La Tierra olvidada por el tiempo, de Edgar Rice Burroughs, solo que en esta, los animales que la habitan son originales, los viajeros pueden observar los extraños procesos de evolución que se dan en la isla, y encontrar especies en distinto grado de evolución, según el lugar donde estuvieran. Solo voy a refrescar la memoria para los que fruncieron el ceño con el nombre del autor… ¿recuerdan a Tarzán?

La lista es infinita, mencionaré algunos, pero estoy segura que ustedes la ampliarán con creces:

LA ISLA DEL DOCTOR MOREAU,  H. G. Wells.

LA ISLA DE LA FELICIDAD, H.C. Andersen.

LA ISLA DEL TESORO, Robert Louis Stevenson.

LA ISLA DE ARTURO, Elsa Morante.

ALTRURIA, de William Dean Howells, en Un viajero de Altruria.

ATLANTIDA, de Platón, en Critias.

BALNIBAMI, LAPUTA y GLUBDUBDRIB, de Jonathan Swift, en Los Viajes de Gulliver.

ANTANGIL, de Joachim de Moulin.

BARATARIA, de Cervantes, en El Quijote.

BENSALEM, de Francis Bacon.

LA ISLA DE LOS BIENAVENTURADOS, de Luciano Samosata, en Historia verdadera.

LA ISLA DEL FIN DEL MUNDO, de Edgar Allan Poe.

LA ISLA DE LOS INMORTALES, de Jorge Luis Borges.

ICARIA, de Etienne Cabet.

Las islas han sido útiles a los escritores. En ellas han recreado grutas y montañas, animales monstruosos, nativos, árboles gigantes, frutas exóticas, playas de éxtasis, volcanes y tesoros. Todo el sentimiento humano en perfiladas islas rodeadas de un mar inaccesible, condición muy oportuna para que el lector ingenuo y soñador se lance a buscarlas y…

16 comentarios

Archivado bajo LITERATURA UNIVERSAL